Cambió el gobierno, ¿ya no hay represión?

Situación del movimiento independiente

Antes de que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) fuera registrado como partido político electoral, en el afán de crecer y ganar simpatías, coincidió en diferentes demandas con el movimiento popular independiente. ¿Pero qué es el movimiento independiente? ¿Existe aún? Sí existe. Entendemos al movimiento independiente como aquel que lucha por las demandas inmediatas del pueblo, por acabar con el neoliberalismo y el capitalismo, aquél que no entra a la lógica electoral y, en muchos de sus casos, como nosotros, lucha por el socialismo y la democracia popular.

Una vez que el Morena se registró como partido político electoral, ganó en 2015 lugares para gobernar como la alcaldía de Tlalpan (perdida recientemente en la elecciones locales en la Ciudad de México); sin embargo, una vez que Morena se convirtió en gobierno dejó de acercarse a la gente y de trabajar con ella. Tampoco podemos decir que la metodología de trabajo con el pueblo antes de ser partido electoral fuera la mejor, ya que lo que hacían en muchos lugares era funcionar como gestores de las demandas inmediatas de la gente y solucionarlas mediante programas sociales y reforzar esos programas sociales una vez que se convirtieron en gobierno.

El problema de la metodología de construcción de un movimiento popular, de masas o una organización o un partido electoral, no siempre ha estado presente en los debates y en la práctica organizativa de todos los que aspiran a transformar la realidad de explotación que vivimos la mayoría del pueblo. La metodología de construcción es, en otras palabras, el cómo se trabaja con el pueblo para lograr satisfacer las demandas inmediatas y las demandas de superar y terminar con el neoliberalismo y el capitalismo. La forma en que trabajamos basada en principios organizativos firmes (metodología de construcción) y la actitud ante las coyunturas políticas (la táctica) son dos aspectos que marcan la diferencia entre los esfuerzos de quienes pretendemos cambiar esta sociedad en que vivimos y el oportunismo que busca beneficiarse de manera particular a través de la lucha de los pueblos.

Algunos lugares en los cuales el Morena ha tenido “éxito” gobernando y ganando la relección, caso de la alcaldía de Iztapalapa, se han ganado por la utilización efectiva de diferentes programas sociales que le dan a la mayoría de la gente un beneficio inmediato e, incluso algunas obras de infraestructura que le darán un beneficio a largo plazo. No obstante, estas medidas efectivas para ganar un voto no implican una elevación de la conciencia de la gente ni inspiran en la gente el deseo de luchar organizadamente, por lo que aún falta mucho por mejorar. Tampoco implica aprender a movilizarse de manera masiva, de manera constante, ni mucho menos construir una organización permanente que vele por lo ya ganado y aspire a terminar con el neoliberalismo, discurso insistente de la 4T, la cual deja mucho que desear e incluso reafirma políticas neoliberales en aras de la conciliación con los grandes burgueses beneficiarios de al menos 30 años de saqueo cínico y descarnado de neoliberalismo, por ejemplo: Salinas Pliego o Carlos Slim.

Cuatro estados gobernados por Morena: Veracruz, Puebla, Chiapas y Ciudad de México, han mostrado, al menos estos últimos seis meses, actos de represión masiva y selectiva contra el movimiento independiente y las bases de este mismo. El caso del abuso sexual cometido por la policía estatal de Puebla contra las normalistas de Tételes, el desalojo de diversas organizaciones que tomaron tierras en el estado de Chiapas, la prisión política y las ejecuciones extrajudiciales cometidas en contra de integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), la prisión política por medio de invento de delitos de Higinio Bustos (integrante del FNLS en Veracruz) y el encapsulamiento y uso de gas extintor en contra de parte del movimiento feminista en la Ciudad de México. ¿Esta represión es la que nos espera en los 11 estados donde ganó el Morena? Vemos desgraciadamente que por el perfil de sus candidatos que ganaron, en su mayoría chapulines y personas no emergidas de la gente de base que trabajó en un inicio por un Morena sí se dará la represión, por lo tanto, el movimiento independiente tendrá que prepararse para enfrentar esa represión y seguir resistiendo la represión histórica de los gobiernos del RPI y del PAN.

Por lo anterior, debemos reafirmar la metodología de construcción basada en el convencimiento de la gente por medio de la agitación, la propaganda y la movilización, pero, sobre todo, por el ejemplo práctico de la construcción de organización permanente, es decir, por medio de la definición de objetivos claros, plazos de cumplimiento, designación de responsabilidades, decisiones colectivas y responsabilidades individuales, ejerciendo la crítica y la autocrítica. El trabajo concreto, el compromiso con el mismo, la puntualidad, la disciplina, la solidaridad, la firmeza, la toma de decisiones son importantes para ser una alternativa para el pueblo, lo que debe ser una característica fundamental de nuestro trabajo cotidiano.

¡Contra el despojo, la represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Nuestro contacto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nine − 8 =