Friedrich Engels: gran luchador y maestro del proletariado contemporáneo

EL AÑO 2020 quedará grabado en la memoria del pueblo mexicano como el año de la crisis (no sólo sanitaria) provocada por el Covid-19. Aunque sabemos que no todos los años se vive un acontecimiento de esta magnitud, este año no es de puras de calamidades, pues se conmemoran 200 años del nacimiento de un gran revolucionario y hermano de clase: Friedrich Engels.

Pero, ¿qué tiene que ver este hombre con nosotros los trabajadores mexicanos? Después de Karl Marx, Engels ha sido el más destacado sabio y maestro que ha tenido la clase trabajadora en todos los rincones del mundo, puesto que su nombre está ligado al desarrollo del movimiento obrero y la lucha socialista tanto en los países desarrollados como en los países dependientes (como lo es el caso de México).

Hasta el día de su muerte (5 de agosto de 1895), Engels dedicó su vida al desarrollo del pensamiento socialista que le sirviera a los trabajadores como una herramienta teórica para llevar a cabo una práctica revolucionaria. Junto con Marx, descubrió y explicó al proletariado el mecanismo social que vuelve a unas personas en amos y señores de todo cuanto existe, mientras a otros los convierte en los explotados y oprimidos de aquellos.

Desde que el destino hizo amigos a Marx y Engels, la labor de su vida se convirtió en una obra común que no tuvo otro fin más que demostrar en los hechos que no serán las tentativas bienintencionadas de generosos individuos aislados (como Andrés Manuel López Obrador, por ejemplo), sino la lucha de clase del proletariado organizado lo que liberará a la humanidad de las calamidades que la agobian, porque no será a través del convencimiento a los gobernantes y las clases dominantes de la injusticia del régimen social existente (ya sea el capitalismo con su rostro neoliberal o con su rostro benefactor) que será posible acabar con las calamidades que conocemos de cerca todos aquellos que vivimos gracias a la venta de nuestra fuerza de trabajo.

O, ¿será posible convencer a las seis personas más ricas en nuestro país, entre las que destacan los empresarios Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Germán Larrea, de que su enorme riqueza es producto de la opresión y explotación de millones de trabajadores? ¿Será posible convencerlos de que la concentración de su riqueza es mayor a la de 62.5 millones de personas que viven en la pobreza y equivalen al 50% de la población? ¿Será posible no sólo hacerles ver esa gran injusticia, sino también impulsarlos a terminarla? Claro que no. La imagen del “buen empresario” ha sido una de las tantas estrategias de las que se han valido estos y sus apóstoles para asegurar que los trabajadores no se organicen y luchen por transformar las relaciones sociales que ponen en un extremo al capitalista y en el otro, al trabajador.

En pocas palabras, podemos decir que los méritos de Engels y Marx ante la clase obrera de todos los rincones del mundo pueden expresarse del siguiente modo: enseñaron a la clase trabajadora a conocerse y a tener conciencia de sí misma, sustituyendo los ensueños y las posiciones bienintencionadas por la ciencia del marxismo, la ciencia que demuestra el camino a seguir por nosotros los trabajadores: el socialismo. Sin embargo, el cómo y a qué ritmo se transitará por ese camino, es una tarea a resolver por nosotros los trabajadores conscientes y organizados que luchamos por que cada vez seamos más quienes abracemos la lucha socialista y acabemos, en la vía de los hechos, con la dictadura de la clase capitalista, con la dictadura que imponen empresarios del calibre de Slim, Salinas Pliego, etc.

Friedrich Engels, a pesar de haber nacido hace 200 años y a muchas leguas de distancia (Barmen, ciudad de la provincia renana del reino de Prusia, hoy Alemania), sigue siendo, junto con Marx, maestro y hermano de la clase trabajadora: maestro porque marcó el camino a seguir de esa clase que conformamos todos aquellos que nos ganamos el pan de cada día en jornadas laborales de 10, 11 o hasta 12 horas, si bien nos va; y hermano porque defendió, hasta su último aliento, los intereses del pueblo en la lucha por su emancipación como lo demuestra su participación en la insurrección armada de la tendencia democrático revolucionaria de la Prusia renana contra las fuerzas reaccionarias del viejo continente.

Como dijera Lenin, otro gran revolucionario y continuador de la lucha socialista:

¡Memoria eterna a Friedrich Engels, gran luchador y maestro del proletariado!

NOTA: Este artículo fue publicado como parte de la sección Marxismo Hoy del No. 59 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), noviembre, 2020.

Contacto:

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ten − seven =