ArtículosMarxismo Hoy

Lenin, 100 años de vigencia

El camino de Lenin es el camino de la revolución socialista, el camino de sobreponer a los intereses de clase los intereses de la humanidad; el camino de Lenin es el camino del amor a la clase explotada y oprimida por la clase burguesa; el camino de Lenin es el único camino para salvar a la humanidad de la barbarie y poder recuperar la armonía con la naturaleza para salvarnos junto el planeta; pero también el camino de Lenin es el camino de odio implacable a la injusticia, al abuso, a la explotación, a la enajenación del ser humano y a las guerras de rapiña imperialista.

Lenin es el mejor tesoro de la clase proletaria y de todo aquél que pretenda transformar el capitalismo para superarlo y comenzar así el tránsito de la prehistoria de la humanidad a la historia de la misma.

Nosotros llegamos a Lenin por la necesidad de organizarnos para trasformar la realidad; hemos estudiado al Lenin agitador, propagandista, teórico del marxismo y organizador; al Lenin sagaz y flexible en su táctica; pero firme en la estrategia que implicaba el conocimiento del cuadro general del desarrollo del capitalismo en el mundo y de las clases sociales que se confrontaban.

El mismo nombre de nuestra organización es un homenaje permanente a Lenin, pues la Organización de Lucha por la Emancipación Popular, proviene del nombre de la primera organización que creara Lenin en su camino por el socialismo: la Unión de Lucha por la Emancipación de la Clase Obrera.

Sin pretender ser los mejores seguidores de Lenin como muchas otras organizaciones adoptamos el centralismo democrático como nuestro principio de organización, por supuesto adaptado a nuestras circunstancias, pues este principio nace y se desarrolla en la etapa de lucha clandestina contra el zarismo, en medio de la persecución, el destierro, la tortura y el encarcelamiento de los socialdemócratas rusos y otros opositores al zarismo.

No es nuestra circunstancia, sin embargo, el centralismo democrático en la actualidad sigue aplicándose y desarrollándose entre la represión política y las contradicciones con otros métodos de organización. Tal como sucedió en el segundo congreso del Partido Socialdemócrata de Rusia, hay quienes se oponen al centralismo democrático y lo ven como una manera inflexible, coercitiva y excluyente de organizarse, hoy como hace más de 100 años los detractores del centralismo democrático siguen sin comprender la relación de mutua dependencia entre la democracia y el centralismo, relación condicionada por el contexto político dentro del cual cada agrupamiento político desarrolla su actividad y por el grado de represión y persecución que ejerce el Estado de la clase burguesa contra la oposición que pretende superar el capitalismo.

Esa férrea disciplina, esa subordinación a la mayoría, esa entrega total a la causa del proletariado y de las clases explotadas, sigue causando comezón a los “espíritus libres”, a quienes no se han podido despojar de ese pensamiento y actuar burgués con el cual nos ha educado la clase dominante desde nuestro nacimiento. Por ello Lenin, plantea que nadie se puede terminar de trasformar fuera del Partido, de la colectividad que por medio de la crítica y la autocrítica combate nuestros pensamientos y sentimientos determinados por la clase que pretende perpetuar su dominación sobre el resto de la humanidad.

Ser leninista o pretender serlo implica una lucha diaria con nosotros mismos y dentro de la colectividad que construimos, y con la cual nos identificamos en los objetivos, en el programa, en los estatutos, en las tareas y actividades que realizamos de manera voluntaria, libre y consciente.

Nada más alejado de Lenin, de su pensamiento y de su acción, que el sectarismo, el dogmatismo, el pragmatismo o la vacilación. Nada más alejado de Lenin que la idea de que son las individualidades brillantes las hacedoras de la historia, pues el mismo Lenin sin el conjunto del Partido bolchevique y de las masas revolucionarias no se hubiera convertido en el patrimonio del proletariado que es hoy y viceversa, sin Lenin ese Partido y esas masas, tampoco hubieran forjado la historia del primer país socialista en la tierra.

Lenin, excelente dirigente teórico y dirigente político quien nunca tuvo miedo de la contradicción, pues entendía el papel de las contradicciones en el desarrollo del pensamiento y de la acción política de las masas revolucionarias; Lenin fiel estudioso de Marx, de Engels y de todo autor o conocimiento necesario para ponerlo al servicio de la liberación de la humanidad, sin duda pensar y hablar de Lenin nos podría llevar cientos de hojas, pues aborda diversos temas: desde el papel de la mujer en la revolución, el amor, la economía política o la geopolíca…pero no lo haremos en este espacio, queremos cerrar hablando un poco de los actuales detractores de Lenin.

Hay algunos estudiosos de Marx, que denostan a Lenin diciendo que vulgarizó el marxismo, que le hizo más caso a Engels que a Marx, y así pretenden plantear que nadie ha sido real seguidor del marxismo…salvo ellos. Con base en este argumento construyen otro: nunca ha existido el verdadero socialismo, Lenin deformó el pensamiento de Marx y creó una aberración, una forma “nueva” de oxigenar el capitalismo…creó un capitalismo de Estado, burocrático e inhumano. Otros más aplauden a Lenin, dicen que lo estudian y afirman que Lenin es tan brillante que si viviera con el López Obrador estuviera…y por último, hay quienes acusan a Lenin de “monje rojo” de no permitir que los militantes del partido vivieran su libertad sexual y sentimental sin restricciones de una hipócrita moral burguesa…claro, todas estas personas críticas, ahora son gobierno y la máxima revolución que han logrado hacer es la revolución en sus salarios, porque hoy ganan más que con el gobierno abiertamente neoliberal.

Y así cerramos este sencillo homenaje a Lenin, polemista ácido, irónico, sarcástico y duro en contra de quienes pretendían desviar de sus objetivos estratégicos a la clase proletaria.

21 de enero de 1924, ese día Lenin murió y su pensamiento se volvió inmortal.

¡Honor y gloria al jefe más querido del proletariado en el mundo!

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 6 =