El proletariado: una vanguardia en construcción

José Revueltas, comunismo y organización

EL 14 DE ABRIL se conmemora el aniversario luctuoso de José Revueltas, escritor y militante comunista, quien llevó su práctica política a sus obras y hoy es reconocido como un escritor eminente de nuestro país. Por ello, hoy en FRAGUA hablaremos de una de sus obras políticas claves, nos referimos al Ensayo de un proletariado sin cabeza, obra escrita en 1962.

Revueltas no sólo es el escritor que hoy conocemos o nos quieren hacer ver, sino que fue un activista perseverante, motivo por el cual estuvo encarcelado cuatro veces en distintas prisiones de nuestro país. La primera a corta edad, a los 16 años, en el año de 1925; las siguientes fueron en las Islas Marías en 1934 y 1935, su última vez fue en 1968, después de participar activamente en los movimientos estudiantiles, lo que le costaría estar recluido en Lecumberri.

Siempre se declaró comunista, confiado en que el marxismo-leninismo era la opción para transformar la realidad, que el triunfo del socialismo realizado por la clase trabajadora verdaderamente conseguiría sus derechos y construiría un Estado nuevo. Por ese motivo Revueltas era militante del Partido Comunista de México (PCM); sin embargo, el escritor no era iluso y veía que la estructura del Partido se iba descomponiendo y no podía alcanzar las verdaderas metas para las cuales debería luchar.

El trabajo del PCM se había desligado completamente de las masas populares, no podía cumplir las tareas históricas del proletariado, las cuales son la toma del poder político y la construcción del socialismo. El PCM se había convertido en un elemento enajenante de la propia clase obrera; a pesar de que hubiera un gran número de personas en sus filas, eran incapaces de dar una alternativa organizativa y política a las situaciones que vivía el proletariado, lo cual era visto por el escritor con malos ojos. Por ello es que emitió sus críticas, lo que le costaría ser expulsado del Partido en 1960.

Dos años después de crear una nueva organización, la Liga Leninista Espartaco publicaría su Ensayo, donde emitió su punto de vista de la situación política del país. En él comenzó con un recorrido histórico desde la revolución y, aplicando el materialismo dialéctico, explicó las razones de por qué el proletariado en esos momentos no podía resultar el vencedor de los hechos comenzados en 1910. ¿La razón? Sencilla: en aquella época no existía el proletariado como clase, pues la clase obrera comenzaba a penas su auge; la inmensa mayoría de los participantes eran campesinos y peones.

La burguesía sería la vencedora del conflicto armado y llevaría a su culminación la revolución poniendo sus leyes y sus medidas. Sin embargo, Revueltas señaló que no fue hasta la conformación del Partido Nacional Revolucionario (PNR) cuando se unieron como clase organizada y llevaron las riendas del país, cosa que ocurrió con la fundación del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Los años han pasado y parece que lo descrito por Revueltas no ha cambiado, por el contrario, ha empeorado; hoy la burguesía se ha consolidado y eso ha sido un deterioro para la clase trabajadora. Nos sobran ejemplos para demostrar esta afirmación. Las múltiples privatizaciones dadas en los últimos 50 años de varios sectores estratégicos, como: telecomunicaciones, energía, minera, etc., se encuentran en las manos de unos cuantos o de algunas empresas trasnacionales, mientras, por otro lado, la clase trabajadora va en detrimento de sus condiciones, con falta de servicios tan básicos como salud o agua. Sólo resta preguntarnos: ¿qué podemos hacer?

Revueltas construyó su escrito analizando las condiciones de su tiempo, hoy nuestra labor es hacer ese mismo ejercicio y saber adecuar nuestras tácticas, es decir, nuestros pasos para ir de forma escalonada consiguiendo triunfos. Como una masa dispersa no tendremos resultados; sin embargo, como clase organizada, con objetivos tanto inmediatos como a largo plazo, podemos conseguir mejoras sustanciales. Pero, ¿cómo lograremos eso? El autor del Ensayo, decía que el Partido de clase no logró su objetivo. Hoy, el proletariado se encuentra indefenso una vez más, sin una organización con orientación de clase que luche por sus intereses políticos.

Actualmente bajo la bandera de la Cuarta Transformación, también vemos que ese Partido no está a la altura de las circunstancias, pues intenta conciliar los intereses de clases antagónicas.

El proletariado como clase sigue disperso y a merced de la ideología de la clase poseedora, es decir, la burguesía. Es momento de arrancar esas cadenas, es momento de tomar en serio lo planteado por Revueltas, es nuestro momento de asumir los objetivos históricos que como trabajadores estamos llamados a ejecutar. Hoy no podemos aplazar más la labor de construir desde los cimientos una verdadera organización política que luche por el socialismo.

Por ello, nosotros, como Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), debemos despertar al pueblo trabajador a la vida política, para que ellos mismos sean los que dirijan su futuro, de forma organizada, consciente y con los objetivos claros. Si no se construye el Partido del que habló José Revueltas, las organizaciones proletarias deben comenzar a realizar una labor de agitación y propaganda, y organizar el descontento del pueblo contra su enemigo principal: la burguesía y el sistema capitalista, que funda su razón de ser en la explotación, el dolor y la miseria de millones.

El socialismo debe ser nuestra opción de construir la democracia popular; debemos una vez más luchar de forma consciente y organizada por los derechos que nos fueron arrebatados. Sólo la clase trabajadora puede ser la salvadora de la clase trabajadora. Por ello, te invitamos a organizarte con nosotros como OLEP y a asistir a nuestras actividades de agitación y propaganda con el periódico FRAGUA.

Nuestro contacto:

Correo: olep.contacto@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua

Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seventeen − six =