Artículos

Llamado a la juventud

El día 27 de septiembre del presente año en una acción del supuesto colectivo “Rabia Encapuchada” declaró que el cubículo José Antonio Mella ubicado en la facultad de ciencias políticas de la UNAM, espacio donde nuestra organización mantenía actividades políticas, “no era un espacio seguro para mujeres” y que sólo se utilizaba “para lucrar”, entre otros dichos.

Entre otros comentarios hubo varios denigrando a nuestras compañeras por no ser estudiantes, por ser más grandes en su edad, por ser trabajadoras, por supuestamente no hacer nada por ellas, de no luchar por ellas y lo más importante las criticaron y se burlaron por luchar por el pueblo. Estas palabras le faltan totalmente el respeto a las luchas de éste, como la lucha de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la de las madres de Plaza de mayo, la presentación con vida de Daniela y Virginia compañeras del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui desaparecidas el 5 de julio del año 2007 , a los esfuerzos que se requirieron desde el 15 de noviembre del año 2019 hasta el 29 de octubre del año 2021 para sacar a la compañera, integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo Asunción Gómez, de la cárcel, y al ejemplo más grande: la lucha de las y los estudiantes que fueron reprimidos el día 2 de octubre en la plaza de Tlatelolco.

Burlarse de estos y otros esfuerzos de compañeras y compañeros que han defendido al pueblo, incluso a costa de su propia vida, significa no valorar la vida de quienes lucharon por lo que hoy podemos tener.

Y no, no es que nada más se pueda luchar en la universidad, en la fábrica o en el trabajo. Acaso si no somos estudiantes ¿no podemos luchar por ellos?, si no somos obreros o trabajadores ¿no podemos luchar por ellos? Porque ese mensaje es el que estas personas le están dando al estudiantado. Porque es bien sabido y evidente que estas personas trabajan para la rectoría utilizando un discurso retrograda y fascista de sobreponer los intereses individuales sobre el sufrimiento de las demás personas, que además evidenció que sus intereses en ese preciso momento eran, no el apoyo consciente de los estudiantes, no que querían era provocar que nuestras compañeras se defendieran para argumentar que habían sido agredidas, buscaron el apoyo diciendo que fueran a ver como nuestras compañeras les pegaban, claramente eso puso en evidencia que los “gladiadores” éramos nosotros contra ellas y que la subdirectora de la facultad, quien acudió más tarde a apoyar a su bando, era la que iba a levantar el pulgar por ellas.

Por ello los miembros más jóvenes de esta organización hacemos un llamado a la juventud  de todo el país, de todos los sectores sociales a lo siguiente: si queremos como juventud dar un siguiente paso en la construcción de un país nuevo y joven debemos derrumbar nuestras antiguas barreras impuestas por este sistema de producción atrasado, tenemos que dejar a un lado el conformismo que ahora se encuentra muy presente en nuestra sociedad, tenemos dejar de creer que la libertad y la paz son cuestiones que no se consiguen con la lucha de los pueblos. Pero cuando se evidencia que hay una lucha de clases como en este caso donde se sobreponen los intereses de unos cuantos y que causa una lucha entre nosotros, jóvenes; entre nosotros hermanos de diferentes madre; entre nosotros hermanos de clase, sólo nos queda luchar y, hermanos y hermanas (del pueblo), cuando las fuerzas represoras del Estado y sus instituciones son ley, la lucha del pueblo que también incluye a la juventud tiene por deber alzar la voz, porque esta lucha es ley.

Compañeros no podemos faltar al deber, por eso tenemos que estudiar, aprender, dejar los pensamientos atrasados, dejar de caer en la provocación del enemigo recurriendo a los instintos más bajos del ser humano, siendo viejos de pensamiento y sosteniendo nuestros argumentos de manera científica y pasar a la práctica concreta sin ser oportunistas, debemos cambiar nuestra manera de pensar, y claro, no será fácil ni sencillo, pero debemos pasar a la práctica de nuestras ideas exponiéndolas al pueblo. Compañeros esto es necesario para que ya no seamos las generaciones que “sean el futuro”; sino construirlo desde ahora apoyando al pueblo un su lucha, siendo parte de ésta para que nuestro amanecer este lleno de vida y de juventud. Por eso los invitamos como juventud a participar en la difusión de estas ideas en la práctica concreta y a sumarse a este esfuerzo a esta lucha que sostenemos como pueblo, como hombres y mujeres a partir de su solidaridad. Intégrate a las juventudes de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular.

Contacto:

olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × two =