Victorias de agosto, triunfos proletarios

La derecha más recalcitrante y del oportunismo pequeño burgués  centran todos los avances democráticos en la persona del presidente de la República o del partido al que pertenece. Así, la derecha neoliberal más rancia no deja de chillar a los cuatro vientos que “López canceló el aeropuerto de Texcoco” y que cuando regresen “lo van a volver a poner” como si hubiera sido un capricho del presidente y no producto de la lucha del pueblo.

Del otro lado tenemos casos como los de PILARES, proyecto insignia del actual gobierno capitalino, el cual en no pocas ocasiones se ha montado, sobre el esfuerzo de años de gestores culturales, talleristas y trabajadores del arte que de manera independiente llevaron la cultura a los espacios y colonias históricamente marginadas. Incluso hoy la jefa de gobierno, está quitando espacios donados por las comunidades para poner más preparatorias del Instituto de Educación Media Superior (IEMS) y universidades del Instituto Rosario Castellanos, como dicen por ahí, hace reverencia con sombrero ajeno.

Por este motivo, decidimos que es necesario hacer una valoración del trabajo que hemos realizado como organización parte del Movimiento Democrático Independiente (MDI) y de los logros que hemos alcanzando en las últimas semanas. No para vanagloriarnos; sino para demostrar que el trabajo consiente, sistemático, consecuente, independiente y combativo siempre da buenos resultados.

En primer término, queremos hablar de la victoria en la Suprema Corte de Justicia de la Nación el pasado 10 de agosto cuando ésta dio el fallo a favor del amparo en el caso de los revolucionarios Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez. El fallo fue un logro del MDI que durante 15 años de lucha, esfuerzo y organización, en éste las autoridades reconocen jurídicamente la culpabilidad de los diferentes niveles de gobierno en la desaparición forzada de Edmundo y Gabriel; obliga a la Fiscalía General de la República y a la Secretaría de la Defensa Nacional; a abrir los archivos y cuarteles; así como a la conformación de la Comisión de la Verdad del caso y se presente con vida a Edmundo y Gabriel.

Este logro trató de ser empañado por la provocación de la policía capitalina y el gobierno federal, pues se ha mantenido el constante hostigamiento hacia el plantón popular que se instaló a las afueras de la SCJN y en las actividades que se han realizado alrededor del mismo.

Otro logro es que después de seis años se ganó el amparo en el caso de 22 trabajadoras de intendencia despedidas injustificadamente del IEMS en 2015-2016 caso que nosotros organizamos desde el inicio, gracias a una maestra de un plantel del Instituto, cuando otros maestros del mismo y organizaciones que se dicen comunistas se negaban a participar, pues las trabajadoras de intendencia “no estaban sindicalizadas” lo cual, en el fondo, demostraba que para estas personas existen trabajadores de primera (los profesores) y de segunda (los trabajadores manuales).

También nos tocó lidiar con el primer rompimiento del proceso provocado por la Izquierda Socialista, organización trotskista que le dijo a un grupo de trabajadoras que no se juntara con nosotros, que les iría mal y, al final, el abogado recomendado por esa corriente las dejó plantadas y prácticamente perdieron su caso y ante eso las apoyamos buscando un amparo. Esta organización que hoy participa y hace parte del gobierno y del Morena es quien en la actualidad también está dividiendo la lucha de los Servidores de la Nación por mejorar sus condiciones de trabajo.

En el caso de las trabajadoras del IEMS hubo oportunistas al inicio no les importó el caso y posteriormente se mostraban como los mejores amigos de las trabajadoras. Hoy, ese caso se ha ganado por el esfuerzo jurídico y del pueblo organizado y si bien por falta de transparencia, conciencia proletaria y diferencias en el método de construcción no continuamos hasta el final en el mismo no ocultaremos jamás nuestra participación y este triunfo que puede beneficiar a todas las trabajadoras de intendencia del IEMS y a toda la clase trabajadora que lucha contra la subcontratación.

Este es un merecido logro del equipo jurídico y del pueblo organizado, no de quienes lucran con esta lucha y se beneficiaron de la misma.

Por último, queremos mencionar el caso del Megaproyecto Conjunto Estadio Azteca el cual se encuentra en un punto importante de definiciones ya que las autoridades han anunciado que tal vez ya no se haga el proyecto como tal sino con ciertas “remodelaciones”, las cuales siguen siendo una ambigüedad y se deben de conocer.

Este proyecto y la lucha contra él nos demuestran las contradicciones que aún existen en el actual gobierno, pues se busca conciliar los intereses de los grandes desarrolladores inmobiliarios y del pueblo mediante las “medidas de mitigación”.

También hemos visto las contradicciones dentro de quienes luchamos en contra del Megaproyecto, entre quienes son parte de Morena y siempre buscan desmovilizar al pueblo, cuidándole el trabajo a las autoridades y sacando la matraca a la menor oportunidad, mientras que hacen labor de zapa entre el pueblo para señalar a quienes se salen de sus márgenes electorales.

Al mismo tiempo el oportunismo sin rumbo, ese que hace mucho, apoya mucho pero termina por no dar una dirección política y sólo obtiene beneficios particulares sin construir con el pueblo.

Como organización y como parte del movimiento democrático independiente nos ha costado dar una dirección política al proceso, trabajamos a pesar del oportunismo en sus distintas vertientes y superamos nuestros propios retrocesos en el método de trabajo y de construcción, pero, pese a todo, hemos demostrado que la lucha independiente es y será la que logre arrancarle las victorias a la burguesía y al Estado y no esa lucha timorata y pusilánime que hoy dice que si se cancela el proyecto es gracias a “la Doctora” Claudia Sheinbuam y su gran voluntad política.

Si hemos parado la consulta amañada, si hemos logrado que las inmobiliarias aún no obtengan la victoria es gracias a la movilización, la organización y la lucha pese a los esfuerzos desmovilizadores y desorganizadores de quienes se han dicho los amigos del pueblo, pero en realidad son cómplices de sus verdugos.

Como estas victorias, también podemos mencionar dos casos de compañeras trabajadoras que pese a ser las únicas en luchar en sus espacios de trabajo lograron, en un caso, mejorar sus condiciones y terminar el hostigamiento y, en el otro, lograr una negociación favorable al terminar la relación laboral en el lugar donde sufría estos actos en contra de sus derechos laborales.

Las victorias obtenidas en las últimas semanas son el resultado de años de lucha consecuente, digna y firme en contra del neoliberalismo y del capitalismo, por la democracia popular y el socialismo. Son la muestra fehaciente de que nuestro método, objetivos, programa, estrategia, táctica y práctica política logran encarnar en resultados palpables y que aún sin el dinero de los partidos electorales o las prebendas de la burguesía, se puede vencer.

Por eso, invitamos a todos los lectores a sumarse a este esfuerzo organizado, las victorias arriba mencionadas son las piedras con las que construimos el futuro. Así como aprendemos de las derrotas, debemos aprender de las victorias de la clase proletaria que hemos organizado y dirigido.

¡Luchar con dignidad, con el pueblo organizado, luchar hasta vencer!

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 12 =