Artículos

Apuntes sobre la migración

Colaboración Comité Cerezo

Salir de su hogar y adentrarse en un país desconocido; enfrentar en el camino la falta de comida y agua; ser presa de diversos grupos criminales o autoridades y poner en riesgo su vida, es lo que viven todos los días cientos de personas que cruzan nuestro país en su ruta hacia Estados Unidos.

México es parte del corredor migratorio más importante a nivel mundial. De acuerdo con las cifras publicadas por la Secretaría de Gobernación, entre enero y marzo de este año, se registraron111,505 eventos de personas hispanoamericanas que ingresaron en una situación migratoria irregular. Las razones por las cuales tantas personas toman estos riesgos y migran son diversas, la razón principal tiene que ver con buscar nuevas condiciones de vida y se les denomina “migrantes económicos”. El aumento a la inflación y, por consiguiente, la merma a la economía familiar; la pérdida de derechos laborales que aumenta la precariedad en la que vivimos los trabajadores y el sentimiento de que el futuro se presenta sombrío nos ha hecho buscar el sueño americano. Es importante señalar que, en la búsqueda del sueño americano, los migrantes no solo se enfrentan a la hambruna o a la violencia física, sino también a la violación de sus derechos humanos, a la negación de sus derechos civiles y políticos, a las detenciones arbitrarias, la tortura y la falta de garantías procesales, así como a la falta de derechos económicos, sociales y culturales, sin dejar de mencionar el derecho a la salud, la educación y la vivienda.

No olvidemos que desde los países más desarrollados o conocidos como países de destino se alienta la migración irregular como una política muy perversa para obtener mano de obra, que sea barata, que no genere antigüedad ni se le deba pagar seguridad social. En síntesis, que no pueda exigir sus derechos humanos y laborales ante el temor de ser deportado a su país de origen.

Tal vez sea tiempo de replantearnos el sueño americano por un sueño en el que en nuestros países realmente se cumplan los derechos humanos, y cese la explotación de unos para saciar la ambición de otros, un sueño en que la vida digna no sea una utopía.

Sabemos que la migración es una realidad de la humanidad, pero es importante luchar por que ésta sea de verdad una opción y no una obligación, porque se mantenga el derecho a no migrar, así como el derecho a que quienes migren realmente lo realicen con pleno respeto a sus derechos humanos y sin que tengan que enfrentar los riesgos a su vida como lo es actualmente.

Es tiempo de luchar de forma organizada para poder construir una sociedad más justa que no obligue a nadie a salir de su país por razones económicas.

Este artículo acompaña a las imágenes que se presentan en este periódico y que ilustran a los migrantes a través del mundo.

Contacto:

Comité Cerezo:

https://www.facebook.com/ComiteCerezoDH

https://www.comitecerezo.org/
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =