AnálisisArtículosDespojo

El agua es un derecho que solo tienen las empresas

Nuestros mantos acuíferos se están secando cada vez más, lo sentimos a diario con el intenso calor. Iniciamos el año con heladas y nevadas en algunas regiones del país, los precios se dispararon porque los cultivos se estropearon y ahora con esta ola de calor (que también es electoral) nos queda cuestionarnos si verdaderamente el agua es un derecho.

Muchos de nosotros (incluidos el escritor de este artículo) tiene problemas con el suministro de agua, que si no llega o si llega lo hace con sedimentos, ya no solo basta con esperar a que llegue ese líquido, también hay que esperar a que se separen los residuos de tierra. ¿Las empresas pasarán por lo mismo? ¿Las cerveceras, plazas comerciales, refresqueras, todas esas industrias pasarán por lo mismo que nosotros? Pues estimado lector, como seguramente ya advierte, no.

Y es que según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el tener acceso al agua es un derecho humano: “El derecho humano al agua es indispensable para vivir dignamente y es condición previa para la realización de otros derechos humanos. Es por eso que el agua debe tratarse fundamentalmentecomo un bien social y cultural, y no sólo como un bien económico.” Todo suena bonito cuando está en letras, cuando se es ajeno a la realidad y se piensa que los derechos humanos son garantizados en plenitud y no limitados.

¿Sabía usted estimado lector que aproximadamente una familia conformada por cuatro integrantes gasta en promedio al año36,500 litros de agua anualmente, es decir 100 litros de agua por día aproximadamente según la Organización Mundial de la Salud, mientras que los datos que nos comparte el Instituto Nacional de Geografía y Estadísticas en 2019 dicen que las empresas de este sector consumieron en ese año la siguiente cantidad de agua: Coca Cola: 55 mil 812 millones de litros al año, Pepsi 32 mil millones de litros, Danone: 15 mil 437 millones de litros, Nestlé: 9 mil 778 millones de litros, Aga: 5 mil 268 millones de litros, Jumex: 2 mil 626 millones de litros, NutriJugos: mil 745 millones de litros, Bimbo: Mil 383 millones de litros, Kellogs: mil 56 millones de litros y Peñafiel: 828 millones de litros.

Como si eso fuera poco, tan sólo ese es el consumo por empresa, pero espere lector, ahora vamos a ver concesiones sobre mantos acuíferos que está medido en metros cúbicos (si hacemos una conversión un metro cubico es igual a mil litros de agua):Industria del Alcali – 4,457,000 m³, Ternium México – 2,522,800 m³, Parque Fundidora – 2,241,662 m³, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma de Heineken – 2,212,880 m³, Bebidas Purificadas – 1,400,000 m³, Ternium México – 1,371,816 m³, Hylsa – 1,299,283 m³ y Bebidas Mundiales – 1,292,481 m³.

Y uno que tiene su bote de 400 litros o su tinaco de 1,200 litros con el que hay que durar varios días, o que tiene que estar viendo pagar la pipa de agua porque el Sistema de Aguas de México está tan saturado que no puede mandar una pipa a tu colonia y ahora tienes que pagar con los vecinos por ese líquido que es un derecho, pero que han vuelto un negocio.

Pero mire estimado lector, de todo lo malo, es un derecho “fundamentalmente como un bien social y cultural, y no sólo como un bien económico” (!) Recuerde que no más de 5 minutos en la regadera, reusar lo más posible el agua y nada de quejarse, “porque primero los pobres… empresarios” que no carecen de agua.

¿Pero entonces cuál es la solución? ¿No comprar a las empresas? ¿Resignarnos a tener que aceptar la completa responsabilidad del cuidado del agua, cuando nostros no contaminamos tanta como las empresas? Pues déjeme decirle que el problema no es el consumo de los productos, es lo que nos hacen creer, la producción de las mercancías no corresponde a las necesidades humanas de consumo, corresponden totalmente a la explotación laboral y de los recursos naturales para acrecentar las fortunas de los burgueses. Entonces el problema está en la producción, pero a menos de que usted sea quien posea la empresa… Podrá interferir con el proceso de producción, aunque dudo mucho que así sea, no creo que el propietario de las refresqueras y cerveceras leo esto (de ser así, espero que no se esté quemando al leer este periódico), pero igual y puede ser un “emprendedor” quien lo lea -que no se compara el consumo de agua con las grandes empresas ni por poco-. La solución es pues, cambiar el modo de producción, ya sabemos que el capitalismo no busca el beneficio de la sociedad, sino de la repoducción del capital, entonces debemos de luchar por un sistema de producción que defienda lo social, lo común, donde los trabajadores dirigamo la producción, cuánto y cómo producir en función de las necesidades del pueblo. Estamos hablando de la democrácia popular y el socialismo.

Te invitamos a que te organices con nosotros, a que luches por la defensa de tu derechos humanos, pero que también luchemos por transformar la realidad, contruir la democracia popular y el socialismo es una lucha necesaria y es una obligación para todos nosotros como trabajadores. Conoce nuestro Programa Mínimo de Lucha con sus 14 puntos, abraza nuestras demandas, amplíalas y súmate a la lucha organizada.

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nine − 6 =