AnálisisArtículos

Germán Larrea: negociar con un ladrón y asesino

El 19 de mayo fue publicado un decreto del poder ejecutivo que dice:

“PRIMERO. Se declara de utilidad pública la conservación y prestación del servicio público de transporte ferroviario, su uso, aprovechamiento, operación, explotación y demás mejoras en los tramos de las líneas Z, ZA y FA, que corren de Medias Aguas a Coatzacoalcos, de Hibueras a Minatitlán y de El Chapo a Coatzacoalcos, respectivamente, referidos en el título de concesión publicado en el Diario Oficial de la Federación el 14 de diciembre de 1998 y su posterior modificación publicada en el referido medio de difusión oficial el 29 de noviembre de 2012, a favor de Ferrosur, S.A. de C.V.

SEGUNDO. Se ordena la ocupación temporal inmediata a favor de Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, S.A. de C.V., en su carácter de integrante de la plataforma logística multimodal a cargo del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec…”

Lo anterior, significa que una de las empresas de Germán Larrea, accionista mayoritario de Grupo México tiene que devolver la concesión al gobierno federal y que la opere la marina. El burgués explotador se ofende y saca un comunicado para denunciar esa ocupación de la concesión. Habría que recordar que esa empresa de ferrocarriles era antes una empresa paraestatal y que se la vendieron por un precio ínfimo, es decir, esas vías se construyeron con los impuestos de todos los ciudadanos y los neoliberales se la regalaron y ahora se ofende porque ha tenido que devolverla. El mundo al revés. Nosotros como pueblo deberíamos estar ofendidos porque muchas de las empresas que les regalaron siguen en sus manos y la riqueza que estas producen va a sus manos y no a las de la nación.

En diversos números de nuestro periódico Fragua hemos hablado de los beneficiarios del neoliberalismo y cómo  siguen beneficiándose en la 4T. Nuevamente, un ejemplo es Germán Larrea o “la-rata” como le llamamos en nuestro número 82. Quien había sido, hasta el conflicto de las vías férreas, el candidato más fuerte para comprar Banamex, banco del cual era dueño el Citigroup.

Con relación a este tema el presidente declaró: “Tenemos diferencias con ellos, pero eso es otro asunto, ese es otro cantar; en el caso de la venta o compra del banco no hay problema”. Nosotros recordamos cómo en su campaña presidencial, criticó con insistencia a los beneficiarios del neoliberalismo y a la minoría rapaz, pues fue a partir de los regalos de los gobiernos neoliberales de las empresas paraestatales que se hicieron millonarios y en el caso de Larrea el segundo hombre más rico de México.

¿De dónde proviene la fortuna de Germán Larrea? La fortuna de Germán Larrea proviene de la propiedad de empresa gracias a las cuales era posible la explotación de sus trabajadores, que ocasionó la miseria de los mismos y el dolor de sus familias. Una vez adquiridas las empresas paraestatales como la mina de Cananea en Chihuahua que le “regaló” Salinas de Gortari, fue creciendo aún más “su” fortuna, por supuesto, a costa de explotar de manera inhumana a los trabajadores mineros hasta causarles la muerte en “accidentes”, de no pagar impuestos, de comprar minas y comunidades para contaminar y destruir el medio ambiente o contaminar ríos completos. Hasta fecha no hay justicia para los mineros sepultados por un derrumbe evitable en de Pasta de Conchos, Coahuila o saneamiento de los ríos de Bacanuchi y Sonora, en Sonora.

¿Por qué un personaje así no está en la cárcel y todas sus propiedades pasan al pueblo, a la Nación y se genera con esas empresas recursos para el combate a la pobreza y para seguir generando infraestructura para satisfacer los derechos a la educación, el deporte, la vivienda, etc.?

Ya en este final de sexenio podemos ver con mayor claridad que en realidad no hay cambios profundos, que se ha logrado avanzar en mitigar la pobreza, lo cual está bien; pero no es suficiente para hablar de vida digna para el pueblo trabajador. ¿Por qué no han tomado la decisión de convocar al pueblo a las calles nuevamente para avanzar en nuestra soberanía nacional a través de la expropiación real de las fábricas, minas, bancos, etc., de quienes se beneficiaron del robo, saqueo, explotación, corrupción, muertes de quienes protestaron en su momento? ¿Por qué sigue tolerando a la minoría rapaz? Nuestra respuesta es simple, pero trataremos de explicarla.

Al representante máximo del ejecutivo federal lo determina su naturaleza de clase social  pequeña burguesa; aunque hoy en día represente los intereses de la burguesía nacional y transnacional. Esto explica el acuerdo con Germán Larrea por el tema de la concesión de las vías, que anunció el presidente el primero de junio; explica, el por qué se premia a este delincuente con la ampliación de ocho años más a una concesión de vías de Ferrosur a cambio del tramo de cerca de 140 km que recuperó el Estado.

La clase pequeño burguesa tiene la característica de ser tibia, de siempre temer la respuesta de la reacción y de la clase burguesa; de preferir que su movimiento se corra al centro y no a la izquierda. Esta posición política tiene como fundamente la falta de confianza en el pueblo y se expresa al no querer convocarnos a salir a las calles para expropiar a esos beneficiarios del neoliberalismo y a la minoría rapaz que sigue operando en México, y tan sigue operando que la iniciativa que el presidente mandó de ley minera al congreso de los diputados, no pasó y los diputados la dejaron favorable aún a la minoría rapaz.

¿Cómo es eso posible? Pues fue posible, ya que muchos diputados de morena siguen representando a esa minoría rapaz, a la clase burguesa nacional y transnacional. ¿Por qué no convoca el presidente a salir a las calles para presionar al congreso de la unión para que haga realmente leyes que beneficien a los pobres? Ya lo dijimos una vez, Andrés Manuel López Obrador no quiere ser rebasado por la izquierda por el propio pueblo, si el pueblo se da cuenta que con la organización permanente y la movilización puede lograr cambiar un país de manera profunda,¿para qué sería necesario estos cambios tímidos?

Nos preguntamos si el humanismo mexicano al que hace alusión es conciliar con los intereses de la burguesía, decirle a la minoría rapaz que explote a los pobres, pero no más tantito para que éstos no se harten y piensen en organizarse de manera independiente.

Es imposible construir un Estado de bienestar si se sigue tolerando a la minoría rapaz y no se les juzga por su enriquecimiento desmesurado, las muertes que han causado, la contaminación que ha hecho varias zonas de México inhabitables o sí habitables, pero con cáncer y todas las enfermedades derivadas de la misma.

¿Qué nos queda ante esta tibieza de clase que vemos en nuestro presidente y en el congreso de la Unión? La organización popular e independiente de los partidos políticos electorales, empujar, convencer a los demás de la justo que sería expropiar a la minoría rapaz o ya por lo menos imponerles un impuesto progresivo sobre la ganancia y no aplaudirles o hacerles leyes donde siga privilegiándose sus intereses sobre los intereses del pueblo.

Te invitamos a organizarte con nosotros la OLEP para profundizar los cambios y seguir transformando este nuestro país en un lugar donde el trabajo bien remunerado, la jornada de ocho horas, la vivienda, la educación, el deporte, la alimentación, el vestido, la salud no sean beneficio de unos cuantos, sino de la mayoría del pueblo mexicano.

¡A impulsar un impuesto sobre la ganancia de los grandes explotadores!

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × 4 =