La lucha de las mujeres en la maquila

LA SIGUIENTE ES UNA ENTREVISTA que realizamos como OLEP-UDITT con las compañeras de la Red de Defensoras Laborales Unidas en la Maquila (REDDLUM) para conocer el proceso de lucha que han construido alrededor de la defensa de los derechos humanos laborales de las mujeres que trabajan en la maquila en distintos estados del país.
1.- ¿Qué es y cómo surge la REDDLUM?
Sara del Colectivo Raíz de Aguascalientes (CAR) nos cuenta: “es una red de organizaciones que buscamos incidir en la justicia social generando propuestas con perspectiva de género en el ámbito laboral. Nos articulamos con el fin de potenciar el trabajo que se realiza con capacitación, visibilización, aplicación de metodologías e investigación para mejorar las condiciones laborales de las mujeres trabajadoras. Nuestro compromiso, convicción y alianza es por la dignificación del trabajo.
En el 2017 decidimos unirnos y trabajar por la conformación de la red, empezó un proceso por la construcción que se fue definiendo en 2019 y que terminó en diciembre de 2020 formalizando legalmente la red al crear una Asociación Civil.
Principalmente buscamos transformar, cambiar, mejorar las condiciones laborales que ya venimos trabajando e identificando, y una de las formas que nos estamos planteando es incidir tanto proponiendo políticas públicas como continuando nuestra labor de informar acerca de los derechos laborales e identificar las violaciones que se dan en la industria.
Eso es lo que nos ha unido, identificando una serie de aspectos que nos han hecho ver cuáles son las tareas centrales: violencia en los centros de trabajo, lucha sindical, paridad de género. Son amplios, pero acotarlos nos pone a ubicar las “prioridades”.
2.- ¿Qué organizaciones integran la REDDLUM y cómo ha sido el proceso de unión?
Julia del Comité Fronterizo de Obreras (CFO) responde: “El proceso es bien sencillo, nos interesa mucho que haya un trabajo de base, a veces hay organizaciones que no tienen estatus legal, pero sabemos que están haciendo el trabajo con las compañeras.
Lo que nos planteamos como red es que cada organización tiene metodologías muy de acuerdo a sus contextos, y experiencia y con base a estas experiencias hemos tenido reuniones virtuales y presenciales donde compartimos. Por ejemplo, las compañeras de CETIEN (Coalición de Extrabajadoras(es) y trabajadoras(es) de la Industria Electrónica Nacional) y que hace material de visibilidad y difusión, de protección a las trabajadoras para no ponerse en riesgo, además de su libro y programa de radio.

El cRa ha hecho un trabajo importante do- cumentando, que la información no se quede ahí, que tengamos acceso.
“El cFO, tiene un programa de género que vino desde Argelia y en México lo tradujimos al inglés y español, el programa está a disposi- ción de las demás organizaciones.”
El Centro de Apoyo al Trabajador (CAT) tiene mucha experiencia en hacer documentación de casos, tienen un reporte de casos de modelo, no todas las organizaciones tienen esa metodología de cómo documentar o sistematizar. .
3.- Podrían mencionar las principales violaciones a derechos laborales que sufren las mujeres en las maquilas.
Responde Amapola de CETIEN: “Las violaciones a los derechos son muy parecidas en el Norte, Occidente o Centro, lo que nos une para luchar. Las principales violaciones son: la inestabilidad laboral que se da con la subcontratación, las empresas juegan a que cumplen con las leyes, pero no. Algunas empresas empezaron a quitar el outsourcing pero otras hacen la simulación.
Inestabilidad laboral también, porque las trabajadoras pueden ser despedidas en cualquier momento sin liquidación o una liquidación menor. Por no conocer sus derechos ni saber hacer los cálculos de lo que les corresponde.
Salarios bajos sobretodo enfocándonos al género, salarios bajos son en general, pero en las mujeres sí hay este tipo de margen un poco más bajo por lo mismo de la discriminación que sufrimos y se nos dan puestos más simples o más fáciles o con menos capacitación o experiencia técnica por ser mujeres.
Se nos paga menos y justamente aquí vienen otras violaciones relacionados al género como el acoso sexual. Si una trabajadora se niega, viene el hostigamiento laboral y de ahí viene la presión de cambios de turno, cero permisos, cambios de área, siempre van relacionados por ser trabajadoras mujeres.
También viene el trato indigno, los maltratos.En Jalisco, los jefes asiáticos son los peores en cuanto a maltratos, ofensas y jaloneos.
“Otra violación de derechos laborales que vivimos es la falta de libertad sindical. La contratación colectiva que se da pero de manera mala, los sindicatos son de protección patronal o sindicatos charros que en verdad están en favor de la patronal y no hacen nada por las trabajadoras y trabajadores.”
La otra es la represión por defender sus derechos.
Catalina del CAT agrega: “trabajo de tiempo extra sin los pagos correspondientes y lo que comentan las compañeras es que ahora están haciendo una discriminación por apariencia física, si las ven con sobrepeso les dicen si tienen alguna enfermedad, diabetes o hipertensión no las están contratando.”
Comentan las compañeras que si tuvieron Covid también es complicado que las contraten.
Finaliza Julia: “este tiempo de pandemia ha recrudecido los problemas, quedó de manifiesto que las empresas buscan su ganancia a costa de la salud de los trabajadores. Se recrudeció porque se vio como la situación del cuidado recae en las mujeres.”
También existe una serie de problemas de salud psíquicos y crónico degenerativos, mu- chas trabajadoras con problemas de pulmones o que tienen cáncer por estar expuestas a químicos o solventes, problemas de la piel, accidentes porque se trabajan máquinas con poco entrenamiento. Hay compañeras que han perdido partes de su cuerpo.
Estos son los problemas directos y otros indirectos como los bajos salarios que trae desintegración familiar. Una serie de problemas socioeconómicos, los hijos son coptados por el crimen organizado desde muy jóvenes.
Aquí en la frontera, además de los problemas de las maquilas tenemos los problemas de la frontera, migración, el crimen organizado”.
La realidad en las maquilas es sumamente complicada y más para las mujeres. Sin embargo, la compañera Faby del CAT nos expresa muy bien lo que es necesario: “Hay muchas personas pequeñas haciendo muchas cosas, debemos organizarnos para hacer el cambio profundo. Encontrarnos, organizarnos para transformar”.
La lucha de las compañeras de la REDDLUM es la lucha de nuestro pueblo por mejorar sus condiciones de vida, de trabajo. Luchar de manera digna contra el monstruo del capitalismo que busca aplastarnos todos los días sin importar el género, sector de la producción o lugar geográfico donde nos encontremos.
Esta es una muestra de las muchas batallas que libra nuestra clase y de la necesidad de construir esa fuerza social que impulse una transformación profunda y duradera; que las y los trabajadores levantemos la voz y el puño contra la explotación. Toda nuestra solidaridad con las que luchan.

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

fifteen + fifteen =