Artículos

Del perdón presidencial al perdón de la SCJN

Coincidencias en la impunidad

El poder judicial en nuestro país está podrido hasta la médula, esta putrefacción que supura de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y embarra a todo el poder judicial, con honrosas excepciones, se muestra con claridad con los fallos a favor de burgueses delincuentes y criminales y de sus lacayos, algunos ejemplos de los fallos que alimentan la impunidad y demuestran que la justicia es un problema de quién tiene los medios de producción y más dinero, son los siguientes:

El pasado 21 de septiembre un juez determinó que el empresario y delincuente Juan Collado Mocelo, abogado, entre otros, de Raúl Salinas de Gortari y de Enrique Peña Nieto, obtuviera la libertad vigilada, al alegar su delicado estado de salud esta persona podrá utilizar un brazalete electrónico y estar en casa.

Gracias a la SCJN el fiscal del estado de Morelos Uriel Carmona salió libre del Centro Federal de Readaptación Social, de Almoloya de Juárez, Estado de México el mismo día que Juan Collado obtuvo su libertad vigilada.

El delincuente, criminal y burgués Alonso Ancira huyó a los Estados Unidos de América, para no pagar los 108 millones de dólares que todavía debe por el caso de Altos Hornos de México (AHMSA); pero no sólo eso, este criminal ordenó a principios del mes de septiembre que cortaran la luz a los trabajadores de la mina Hércules, filial de “su” empresa Altos Hornos de México, ubicada en el estado de Coahuila. Esta persona debe 24 millones de dólares a los trabajadores de la empresa.

Durante muchas conferencias mañaneras hemos escuchado la denuncia del titular de ejecutivo contra los fallos del poder judicial; pero ¿no acaso López Obrador podría expropiar AHMSA? ¿no podría “destronar” al corrupto “Rey” del acero? Y no es que López Obrador vaya en persona a poner candados a las empresas y a las celdas de estos conocidos delincuentes, sino de que utilice los recursos que tiene como titular del ejecutivo para resolver de raíz algunos problemas que el neoliberalismo originó y el “Estado de Bienestar” no ha podido resolver con justicia.

Sin embargo, no sólo la SCJN ha dejado a los delincuentes impunes, en agosto de 2021 se realizó la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes y quien frenó la voluntad popular de enjuiciarlos fue el propio jefe del ejecutivo al exponer que él no estaba de acuerdo con enjuiciarlos, porque su fuerte no era la venganza; pero que el pueblo decidiera, como si su opinión no pesara en la voluntad popular. Fue el mismo presidente quien sólo se quedó en la condena moral de quienes tienen la responsabilidad jurídica, moral y política del baño de sangre, miseria y desigualdad que ha golpeado al pueblo trabajador durante décadas.

Entonces ¿puede perdonar el presidente y al mismo tiempo exigir justicia? ¿Puede pedir impunidad para unos criminales y exigir castigo para otros?

“No era el momento”, “no es el momento” arguyen varios políticos que justifican toda decisión del jefe del ejecutivo; pero la realidad demuestra que evitar algunos conflictos, que el deseo de no agudizar las contradicciones entre los propios burgueses y de la clase burguesa con el proletariado y el campesino pobre tiene consecuencias, y la consecuencia es que la burguesía por medio del poder judicial a su servicio se mantiene impune, se burla del pueblo y de quien magnánimo, no quiere que el pueblo ajuste cuentas con sus verdugos.

Pactar con algunos grandes burgueses como Carlos Slim y perdonar a otros como Germán Larrea, tiene consecuencias; que los grupos más conservadores, reaccionarios, criminales y ladrones se vuelvan a posicionar en la escena nacional, algunos como grandes demócratas, otros como representantes del interés nacional y unos más como integrantes de este “Frankestain” llamado Morena.

Era obvio, y nosotros lo escribimos desde antes que López Obrador tomara posesión de su gobierno, que el poder judicial representado en la SCJN era y es un bastión de los neoliberales, pues este poder había sido el instrumento para legalizar la mayor explotación de los trabajadores, el terrorismo de Estado y la impunidad para todos los grandes empresarios, nacionales y extranjeros.

Pero la fuerza de la “rebelión” de este poder, su desafío abierto y cotidiano al poder del ejecutivo en todo lo que signifique un mínimo avance a favor de la justicia para el puedo tiene también su raíz en la debilidad del ejecutivo de no querer hacer justicia y en proteger a delincuentes como Salinas Pliego, como Germán Larrea, como el mismo Carlos Slim o de aceptarlos en alianzas con el Partido Verde Ecologista de México o en premiarlos como varios exgobernadores del PRI, ahora embajadores…

La rebelión de los conservadores avanza desde los grandes empresarios y el capital trasnacional, el poder judicial, desde las fuerzas armadas, desde la incorporación al Morena de expriistas, expanistas, exencuentro social y demás ejemplos de corrupción y delincuencia de cuello blanco.

No se puede culpar al pueblo de este avance, porque ha sido el propio Morena como institución y el gobierno quien lo ha desmovilizado, desorganizado, quien todos los días destruye su identidad de clase proletaria y lo convence de que hay burgueses empresarios buenos, incapaces de explotar al trabajador y capaces de hacer “avanzar” a México, gracias a sus grandes inversiones.

Y esta realidad no opaca en nada el desarrollo del capitalismo en el país, ni quiere decir que los proyectos de infraestructura no signifiquen la mejora inmediata en ciertos lugares y segmentos de la clase proletaria; ni que en medio de esta contradicción se quiera la soberanía energética y se construya en oposición momentánea del imperialismo.

No, tan sólo escribimos una expresión de la contradicción hoy evidente entre dos poderes que se golpean, pero no se destruyen, que se denuncian todos los días, pero que no denuncian que el origen de todos males es el sistema de producción capitalista, porque ambas partes confrontadas tienen en común la defensa del mismo.

¡Contra el despojo, represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Contacto:

olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × one =