La pensión, ¿ahorro o gasto?

Salinas Pliego, el tacaño

RECIENTEMENTE, EL EMPRESARIO y fundador de Grupo Salinas, Ricardo Salinas Pliego, publicó en su blog una nota que dice “Tu pensión no es gratis”, donde cuestiona el origen del derecho a un futuro digno. Llega a la conclusión de que sólo tú, trabajador, eres el responsable de tu futuro, con tu esfuerzo y dedicación, con el salario que los empresarios ofrecen te debe alcanzar para vivir y ahorrar para un futuro digno. Por supuesto, es fácil decirlo cuando ganas una millonada. Eso lo dice él, ¿pero es verdad? ¿La pensión en México realmente significa tener una vejez digna? ¿Cuántos mayores de edad hemos visto vivir en la pobreza y con un nivel económico que no se ajusta a todo el trabajo que hicieron en “sus buenos años”? ¿A cuántos familiares, conocidos, habrás visto morir aún sin jubilarse por la necesidad de seguir teniendo ingresos, ni gozar de su prometido “futuro en paz”? Para Salinas Pliego, uno de los “generadores de empleo” en México, la pensión debería ser un sacrificio que asumen las familias mexicanas y no los “patrones”, encargados únicamente de contribuir con los salarios, pues el incentivo de la pensión es un gasto que no están dispuestos a asumir porque no les genera ningún beneficio económico. Para Salinas Pliego, tener una pensión significa vivir apretadamente para que tu futuro, si aún estás vivo, sea fructífero. Disfrazado del “esfuerzo” y del trabajo honesto, sin decir que los más ricos ni siquiera trabajan las mismas horas semanales que tú, querido lector, y que mientras tú tienes que apretarte el estómago y “ahorrar” para tu futuro, ellos sin mover un dedo, apoyados en las leyes se apropian de la riqueza que produce el trabajador, pues la explotación, la herencia y la tacañería, son algunos de los requisitos para ser millonario.

Salinas también plantea que el Estado son todos los que “contribuyen a su existencia a través del pago de impuestos”, y no son los responsables de prometer y dar una pensión. Esto, en realidad, no es nada más que una declaración errónea y cínica, una artimaña para ocultar su responsabilidad en el robo al trabajador. Para entender qué es el Estado basta con recordar a Engels, quien define al Estado como el órgano que amortigua el choque de las clases sociales, pero al fin construido por las clases dominantes de una sociedad pues éstas se benefician de dicho órgano. Entonces, es verdad, el Estado está hecho por las clases dominantes para no perder sus intereses, el Estado es un órgano opresor para las clases oprimidas. La figura del Estado nada tiene que ver el acto tan bondadoso de pagar impuestos, como dice Salinas Pliego; al contrario, con este órgano la burguesía genera más y más acumulación económica.

El pueblo trabajador es oprimido por el Estado cuya esencia es ser un órgano de dominación de clase. No olvidemos que se utilizan desde las más crueles fuerzas armadas, hasta nos dice Engels, instituciones como las cárceles. En otras palabras, el Estado es la mano que tapa la boca del pueblo.

En concreto, la propuesta de este empresario es que el trabajador debe ser quien ahorre hasta el 20% de sus ingresos, a través de una institución que te permita ahorrar a largo plazo, que bien dice resulta caro, pero que es lo más responsable y correcto que podría hacer, porque si no el Estado (el Estado que plantea él) se encargaría de “expropiar sus recursos”. ¡Otra cínica declaración de este señor! ¡No basta con explotar al trabajador, sino amenaza con saquearlo (más) y destruir su futuro, es decir, su vida! ¿Y tienen la responsabilidad de aportar el Estado y los empresarios a la pensión del trabajador? En una sociedad justa y responsable, sí, y aunque en los hechos esto suceda dentro del capitalismo, aún no podemos hablar de prosperidad ni de una verdadera aportación, ya que los salarios están por los suelos, entre menos ingresos, menos posibilidades de un ahorro, sin olvidar que la plusvalía, el nuevo valor producido por el trabajador que no se le paga y se roba el empresario, es algo a lo cual los empresarios dentro del capitalismo no están dispuestos a renunciar. Por eso, luchar por el socialismo es también luchar por una aportación y un salario mayor para todos los trabajadores, que sea equiparable a lo que el trabajador produce.

Desde hoy dude usted de las palabras responsable, correcto, próspero, progreso, y esfuerzo personal, cuando vengan de estos personajes que sólo buscan dejar a un lado la explotación ejercida por los empresarios. En caso de que usted ganara $6 000 al mes, de estos $6 000 tendría que ahorrar al menos $1 200, quedando $4 800 y usted juzgue si es suficiente para vivir. Nosotros no dudamos que el pueblo sea comprometido, de su enorme esfuerzo y su dedicación, pues es el mismo pueblo quien verdaderamente se mantiene de pie aún con todas las adversidades, los trabajadores son quienes forjan el día a día. No olvidamos esto, pero tampoco olvidamos que los empresarios como Salinas Pliego son los dueños del país, que tienen secuestradas nuestras vidas, y que sólo unidos podemos derrocar al Estado capitalista. De la mano del socialismo quitaremos esta roca que nos aplasta. Por un pueblo unido, un salario justo, y un futuro digno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − eight =