#LaVozdelPueblo. Pronunciamiento 27 de octubre 2020 de trabajadoras del IEMS

Pronunciamiento enviado por trabajadoras del Instituto de Educación Media Superior quienes denuncian hostigamiento laboral y nula respuesta por parte de las autoridades del IEMS y de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX ante esta situación.

Ciudad de México a 27 de octubre de 2020

A las organizaciones independientes de derechos humanos

A las organizaciones populares y obreras independientes

Al pueblo en general

El pasado lunes 12 de octubre la DTI Luz Virginia García Dávila recibió un correo electrónico de parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México como respuesta a la solicitud de queja que iniciamos en marzo del presente año debido a un caso de represión ocurrido en el plantel Melchor Ocampo del Instituto de Educación Media Superior hacia las DTI Luz Virginia García Dávila, Cyntia Montero Recoder y la trabajadora administrativa Virginia Sandoval Rodríguez.

En el caso de Luz Virginia y Cyntia Montero este caso se sumó a una larga lista de actos de intimidación por parte de las autoridades del plantel quienes nos han hostigado de manera sistemática desde hace meses debido a nuestro quehacer como defensoras de derechos humanos y laborales de nuestros compañeros de trabajo y de estudiantes del plantel.

La respuesta de parte de las autoridades en voz del encargado del despacho de la Subdirección de Coordinación del plantel Daniel Castro García no sólo fue la de negar los hechos ocurridos el 6 de marzo del presente año cuando fuimos violentadas en nuestro centro de trabajo al manifestar y exponer nuestro descontento por el hostigamiento laboral recibido en los meses anteriores así como denunciar despidos injustificados y otras arbitrariedades dentro del plantel, y de lo cual la CDHCDMX ya también tiene conocimiento, sino también desestimó nuestra labor como defensoras de derechos humanos y laborales e incluso puso en duda no sólo nuestra palabra sino la de menores de edad víctimas de hostigamiento sexual quienes denunciaron a varios profesores del plantel y que nosotras apoyamos ante su llamado de solidaridad.

Nosotras emitimos una respuesta por escrito el pasado 23 de octubre donde exponemos una a una las mentiras de las autoridades del Instituto las cuales, además, parece que no conocen el modelo educativo del IEMS o, más bien, buscan eliminarlo en los hechos ya que se conducen y hablan desde un burocratismo sin escrúpulos, el cual sólo quiere sujetos que cumplan tareas mecánicas de enseñanza bancaria fuera del contexto de los estudiantes, donde el alumno únicamente recibe conocimientos enciclopédicos y ahí termina la labor docente cuando nuestro modelo educativo nos implica mucho más: educación formal y no formal; acompañamiento para resolver los problemas del “entorno familiar, social y personal” de los estudiantes (punto 2.2.2. El Seguimiento y el Acompañamiento del Proyecto Educativo del IEMS).

Sin duda la actitud de las autoridades del IEMS dista mucho de lo que implica el modelo educativo de las preparatorias y se opone a los principios de democracia y solidaridad que deberían atravesar todo el quehacer académico y burocrático de la institución pero lo que actualmente encontramos es un entramado de impunidad, represión y violación sistemática a los derechos humanos y laborales siendo el último acto el de retener el salario a 50 trabajadores en plena pandemia y sólo mediante la movilización se liberaron dichos pagos.

Sin embargo, esto dio pie para que quedaran en evidencia las propias autoridades del Instituto pues crearon esa lista de 50 trabajadores con señalamientos por parte de los Subdirectores de coordinación de los planteles y, al final, de esos 50 se elaboró otra lista de 10 trabajadores, entre quienes nos encontramos Luz Virginia García Dávila y Cyntia Montero Recoder y de nuevo sólo la presión política hizo que se liberaran los pagos.

El argumento de fondo es que quienes estábamos en la lista de pagos retenidos no estábamos cumpliendo a cabalidad las instrucciones del Instituto frente a la pandemia; hubo quienes acudieron de manera individual a preguntar del por qué del pago y estas personas denuncian que al momento de recibir el cheque se les hacía firmar un documento donde indicaban que tenían que seguir todas las directrices del IEMS y que sólo al firmar se liberaría el cheque. Vaya formas democráticas y solidarias.

Al mismo tiempo, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México opera en favor del IEMS y en general en contra de las víctimas de violaciones a derechos humanos pues, a pesar de que iniciamos el proceso de queja en marzo esta aún no existe como tal pues primero investigan “si la queja procede” y si ellos determinan que procede se inicia la queja, un proceso que perpetúa la impunidad, pone en duda la palabra de las víctimas y pondera los dichos de las autoridades quienes tan sólo con contestar con un “no hice nada” se pueden librar de que se inicie una queja en su contra.

Cabe señalar que estos cambios en la normatividad y procesos de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX se realizaron el año pasado, promovidos y realizados por el actual gobierno capitalino con lo cual, en vez de favorecer al pueblo como se ha mencionado que tienen que hacerlo las instancias gubernamentales y más las de derechos humanos, se perpetua la impunidad.

Ante esto, como trabajadoras y personal académico del Instituto exigimos que las autoridades terminen de una vez y para siempre con el hostigamiento laboral en nuestra contra y en contra de cualquier trabajador que luche por sus derechos laborales.

Al mismo tiempo, exigimos que las autoridades tomen cartas en el asunto de los casos de hostigamiento sexual pues las denuncias públicas son desestimadas y se niegan los problemas, perpetuando la impunidad y dejando en la desprotección a las alumnas que sufren estos aberrantes actos.

Por último, exigimos que las autoridades respeten el modelo educativo del IEMS, que lo promuevan y dejen de violar derechos humanos y laborales. Que se siga la lógica de las autoridades federales quienes han dicho que todos aquellos que no sean honestos, que sean corruptos, que vayan en contra de la justicia se vayan de las instituciones.

Si la justicia es antes que la ley, que se dejen de burocratismos, se cumpla con el deber de proteger y promover los derechos humanos dentro del IEMS y también que la CDHCDMX cumpla con su deber y no sea sólo un garante de la impunidad.

¡Solidaridad, democracia, educación y trabajo digno dentro del IEMS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *