¿Polarización o lucha de clases?

El camino es el socialismo

La lucha entre el gobierno y los grupos más neoliberales en el país ha crecido más y más en los últimos meses, con temas como la Reforma Eléctrica, la revocación de mandato o los ingresos de los periodistas mercenarios, el debate se ha agudizado más y más. En las mañaneras, en las redes sociales e incluso en las pláticas familiares ha estado esa discusión, pues seguimos viendo la necesidad de una transformación profunda que mejore nuestras condiciones de vida.

Para nosotros, esa lucha no representa únicamente dos polos: conservadores y liberales, sino representa la lucha de clases. Esa lucha de clases sociales es parte de las contradicciones en el sistema capitalista que se expresa en este momento entre la burguesía reaccionaria, que no quiere perder ni tantito de lo que han robado durante el neoliberalismo, y la pequeña burguesía liberal hecha gobierno que, aliada con algunos grandes burgueses monopolistas, hoy buscan conciliar los intereses antagónicos de las clases que conforman la sociedad mexicana.

Esos dos agrupamientos hoy se confrontan y parece que arrastran al resto de la sociedad. Sin embargo, también se encuentra la clase proletaria que lucha contra la burguesía neoliberal, liberal y la pequeña burguesía que se pliega a sus intereses, que si bien actualmente no representa la contradicción principal, sigue manteniéndose como la contradicción histórica y conserva sus demandas más sentidas.

A tal punto ha llegado la polarización que mucha gente, antes de tomar este periódico FRAGUA, nos pregunta si estamos con Obrador o en contra de él. A lo cual nosotros siempre respondemos que estamos con el pueblo trabajador de manera independiente, que luchamos contra el neoliberalismo, pero también contra el capitalismo y por el socialismo.

Si bien se han evidenciado los ingresos millonarios de Carlos Loret de Mola (35 millones de pesos anuales), algo que nos indigna y enoja es que mientras estos personajes que están al servicio de las empresas, representan sus intereses y se presentan como víctimas, el número de ejecuciones extrajudiciales de periodistas y defensores de derechos humanos sigue en aumento. En este caso, la demanda de los trabajadores es que se castigue no sólo aquellos que con salarios onerosos han difundo tantas mentiras durante el neoliberalismo, sino a los empresarios dueños de los medios de comunicación que se enriquecieron con tanta calumnia y explotación contra el pueblo como Ricardo Salinas Pliego (dueño de TV Azteca) o Emilio Azcárraga (dueño de Televisa).

La Reforma Eléctrica es otro de los temas que se ha polarizado opiniones. Por un lado están las empresas como la española Iberdrola, a la cual ya no se le van a renovar contratos para abastecimiento de luz, FEMSA, Walmart y Bimbo que pagan 5 veces menos que lo que pagamos como pueblo trabajador. Por el otro, quienes apoyan una Reforma que si bien es un avance, pues propone que el Estado controle el 54% de la producción de energía y limita el 46% la producción de las empresas privadas, así como nacionaliza la explotación del tan preciado mineral del futuro: el litio; no elimina el problema de raíz. Es decir, no logra la soberanía energética e incluso premia a empresarios corruptos.

Para los proletarios, la demanda es  impulsar la nacionalización completa de toda la industria eléctrica, pues no podemos limitarnos y hacer la “unidad a toda costa”, no podemos dejar a esas empresas privadas que tanto han explotado nuestros recursos naturales que lo sigan haciendo, ni tampoco aplazar nuestra demanda para unirnos con los neoliberales como Ricardo Monreal o Mario Delgado. Esa es la única manera de recuperar nuestra soberanía energética y el control de nuestros recursos naturales.

Otro de esos temas candentes es la revocación de mandato donde el Instituto Nacional Electoral representado por Lorenzo Córdova, está lleno de parásitos, burócratas y supuestos “defensores de la democracia” que tienen salarios mayores al del presidente. Es indignante ver que se presentan descaradamente en los congresos del PAN y al mismo tiempo dicen ser autónomos. Por si fuera poco, tienen acceso a gastos médicos pagados por el pueblo trabajador que no tiene acceso a una salud digna. Todos ellos son representantes de la clase burguesa, que buscan mantener el capitalismo y las ganancias de los empresarios a salvo.

Para nosotros, el pueblo explotado, lo que se tiene que ratificar es la lucha contra el neoliberalismo, denunciar a todos aquellos que hoy visten el color guinda y buscan mantener la bandera neoliberal. Debemos seguir movilizados y organizados para no dar paso al avance de los grupos neoliberales, hacerle frente a la burguesía que se sigue paseando en los pasillos de Palacio Nacional y denunciar la represión que está viviendo el movimiento democrático independiente en los estados que hoy son gobernados por MORENA.

Tiene razón el presidente cuando afirma que estos son tiempos de definiciones, pero debemos recordar que lo que nos define es la clase social a la que pertenecemos. En nuestro caso, los que vendemos nuestra fuerza de trabajo, los que salimos todos los días a chambear a la empresa o de manera informal, pertenecemos a la clase proletaria y dentro de todos estos debates, luchas y contradicciones, nuestro objetivo histórico es la construcción de una sociedad más justa.La construcción del socialismo. Somos nosotros los proletarios, los que vivimos en la incertidumbre de no saber si nos van a despedir el día de mañana, los que sabemos en el fondo que si bien se ha dado un avance en algunas políticas antineoliberales, las cosas no han cambiado por completo. Necesitamos organizarnos de manera permanente para alcanzar una verdadera transformación.

Contacto:

olep.contacto@gmail.com

fragua.olep@gmail.com

Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 13 =