La represión neoliberal en tiempos de transformación

La contradicción principal en la presente coyuntura es esa que enfrenta a los agrupamientos políticos de la pequeña burguesía hecha gobierno y sus aliados burgueses neoliberales en contra de los burgueses neoliberales abiertamente reaccionarios.

Sin embargo, esta contradicción tiene como punto principal de conciliación la defensa del sistema económico capitalista y sus diferencias oscilan en tanto que el actual gobierno busca limitar la ganancia  de la burguesía neoliberal, fortalecer las finanzas públicas y aliviar un poco la pobreza por medio de programas sociales su contraparte quiere seguir aumentando el despojo, la explotación y la represión desmedida.

Pero, como mencionamos, esta contradicción encuentra su conciliación en mantener el sistema económico capitalista y, en tanto tal, ambos verán como un enemigo a vencer al pueblo trabajador y explotado que lucha de manera consecuente en contra del neoliberalismo, el capitalismo, el imperialismo y, sobre todo, contra ese que busca alcanzar la democracia popular y el socialismo.

Desde los grandes medios de comunicación y desde Palacio Nacional, se busca crear una falsa dicotomía donde los únicos campos son “los conservadores y los liberales” o “la oposición y el autoritarismo” haciendo que el pueblo decida por uno o por otro y negando la existencia de otras fuerzas que luchan más allá de los límites de la democracia burguesa.

Detrás de ese velo, lo que se esconde es la lucha de clases que confronta directamente a la burguesía y al proletariado, busca negar la contradicción principal del capitalismo y aplastar a las fuerzas que representan la verdadera voz, método y objetivos de la clase trabajadora.

Claros ejemplos los vemos en estados como Michoacán, Chiapas o Veracruz… todos ellos ahora gobernados por el partido Morena y que han mostrado que la represión de carácter político no se ha terminado.

En Michoacán el nuevo gobierno está comandado por Ramírez Bedolla, un sujeto venido del perredismo más podrido, partidario de Silvano Aureoles y ahora fiel a la causa del burgués Ricardo Monreal.

En este estado, los compañeros profesores que integran la Sección xviii “Poder de la Base”, han mostrado su compromiso con los objetivos, métodos y tareas de la clase trabajadora al enfrentar de manera combativa los problemas inmediatos que aquejan al sector, pero también luchando codo con codo con el campesinado y las comunidades indígenas de la región en contra de las imposiciones del Estado y el gran capital, como el caso de la empresa Kansas City Southern, empresa beneficiada por la privatización de los ferrocarriles y que hoy llama y agradece la represión hacia los profesores.

Frente a esto, el gobierno de Morena, siguiendo el patrón del anterior gobierno perredista, ha desplegado todo el aparato represivo: policía municipal, estatal, Guardia Nacional; para reprimir a los compañeros como sucedió el 31 de enero cuando lanzaron piedras, cohetones y golpearon a los maestros de educación indígena, quienes protestaban por la imposición del gobernador de quien los representaría en su sector. Todo con el objetivo de evitar el cierre de las vías del tren y garantizar así el paso de los trenes de la empresa Kansas City Southern, así pues tenemos a la Guardia Nacional protegiendo los intereses de las empresas beneficiadas por los neoliberales. Otro ejemplo es la última detención arbitraria masiva, contra 24 comuneros de Zirahuén y estudiantes de la Normal Rural Vasco de Quiroga “Tiripetío”, quienes retiraron la racista estatua de “Los constructores” en Morelia la cual mostraba a un español conquistador sojuzgando a dos indígenas.

Otro caso es el de Chiapas donde el profesor Manuel de Jesús Mendoza Vázquez fue detenido el 10 de febrero y encarcelado en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciado (cerss) No. 14 en Chiapas. El profesor es un compañero histórico de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación e integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (fnls). Un firme ejemplo de congruencia en la defensa de los derechos a la educación, al trabajo y la vida digna. Si bien el compañero salió gracias a la movilización y la denuncia pública la forma como fue detenido así como el propio hecho de mantener la persecución política en su contra, con base en expedientes judiciales falsos, sólo demuestra que el gobierno de Chiapas, también de Morena, mantiene su política de represión en contra del movimiento popular que lucha de manera independiente y sale de las lógicas de la democracia burguesa.

A esto debemos sumar el caso del compañero Higinio Bustos, detenido en Veracruz, estado gobernado por Cuitláhuac García, un férreo militante de la “Cuarta Transformación”. El compañero Higinio lleva casi un año encarcelado injustamente con base en un expediente judicial armado en 2010 por funcionarios bajo el mando de Genaro García Luna, volviendo los dichos de “no más persecución política” simples palabras que se las lleva el viento.

A estos casos no podemos dejar de sumarle la campaña emprendida por el gobierno federal de no permitir las manifestaciones en las casetas de cobro, una forma de lucha que el movimiento popular ha utilizado durante años y que hoy han criminalizado a favor, otra vez, de las empresas que se han beneficiado de la privatización.

Esta campaña de criminalización y represión está dirigida por la Secretaría de Gobernación a cargo de Adán Augusto López, quien forma parte del agrupamiento político de Rutilio Escandón y son voceros de los intereses neoliberales del sureste del país.

¿Ya no hay represión? Nosotros sabemos que aún el gobierno más progresista mientras mantenga el capitalismo echará mano de la represión para sojuzgar a quienes luchen más allá del reformismo. ¿Ya no somos iguales? Eso ya no está claro, porque la Guardia Nacional es una institución bajo el mando federal y ya está participando de manera más evidente en actos de represión en coordinación con los gobiernos locales y en favor de las empresas, los gobiernos de Morena cada vez se muestran más represores y parecidos en sus métodos y discursos a los del “viejo” régimen y, lo que no podemos pasar por alto, es la decisión consciente del presidente de nombrar a Adán Augusto López como secretario de gobernación y con él dar el espaldarazo a la violencia y represión, todo con tal de echar a andar los proyectos del sureste.

No puede existir bienestar si se pasa por sobre los derechos del pueblo; no puede haber transformación con represión. Por eso, seguiremos denunciando los casos de violencia en contra del pueblo organizado y exigiendo el fin de una vez y para siempre de los mismos. Exigimos respeto a las distintas formas creativas de lucha que impulse el pueblo y, sobre todo, luchamos por acabar con el origen mismo de la protesta: la miseria causada por el capitalismo.

¡Con represión, no hay transformación!

¡Presos políticos, libertad!

¡Contra el despojo, la represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Contacto:

olep.contacto@gmail.com

fragua.olep@gmail.com

Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

four + five =