Academia Mexicana de las Ciencias: Pandemia, ciencia y tormenta laboral

El neoliberalismo ha afectado no sólo la realidad socio-económica y política en México, también ha implicado un reordenamiento capitalista de diversa índole. En particular, las prácticas neoliberales sobre las relaciones de trabajo mantienen la fuerza laboral en jaque, pues el Estado homologa la norma laboral con leyes del mercado (oferta y demanda) para beneficiar la expansión y la acumulación de capital. Por tanto, para el sistema neoliberal la defensa de los derechos de los y las trabajadoras sólo significa un obstáculo para el “progreso económico” del país. La defensa de nuestros derechos laborales implica que en este sistema tengamos que “rascarnos con nuestras propias uñas”.

A 15 días de que el gobierno federal anunciara el periodo de cuarentena por la emergencia sanitaria causada por la Covid-19, el 30 de mayo de 2020, por medio de llamadas y correos electrónicos, trabajadores y trabajadoras de la Academia Mexicana de Ciencias (amc) fueron informados que el 30 de junio sería su último día laboral. La razón fue simple: el Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (Conacyt) habría recortado el recurso para que la Academia siguiera operando y con ello el recorte de personal, pues ya no habría dinero para el pago de sueldos.

La Academia se comprometió a conseguir recursos para liquidar a poco más de 50 integrantes del personal que fue despedido. Sin embargo, no hay respuesta de que la Academia cumplirá el convenio, pues no especifica el monto ni las fechas de la liquidación, dejando en la incertidumbre su cumplimiento y la seguridad económica de decenas de trabajadores y trabajadoras que hasta la fecha no han encontrado empleo.

La Academia es una asociación civil independiente sin fines de lucro que existe desde hace cuarenta años. Los recursos con los que opera provienen de aportaciones voluntarias, así como de convenios y fondos del Conacyt. Las aportaciones exclusivamente del 2020, las cuales fueron otorgadas por 861 integrantes acumulan un total de $1,291,500.00 pesos. En cuanto al recurso que se le otorga por parte del Conacyt (80% del funcionamiento de la amc) de acuerdo a datos de los trabajadores, se le había destinado más de 25 millones de pesos provenientes de fondos del Conacyt así como de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (sectei), una de las secretarías del gobierno de la Ciudad de México que coordina el programa Pilares.

En el 2020, el Conacyt aprobó 25 proyectos mediante la modalidad de apoyo directo a cargo de la Dirección Adjunta de Desarrollo Científico, de los cuales cuatro fueron para la Academia Mexicana de Ciencias, bajo la responsabilidad del actual presidente de la amc Jose Luis Morán López. Otro proyecto del Conacyt es Pasaporte al Camino del Conocimiento Científico que opera en la sección sureste de la amc y recibe recursos del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt), fideicomiso que también otorgaba recursos a el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del ipn (Cinestav) y la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (ujat), y el cual fue eliminado en octubre de este año.

Mientras que la Academia dejaba sin ingresos a decenas de personas en medio de una pandemia argumentando que fue víctima de los recortes presupuestales de Conacyt, su directora Álvarez-Buylla aseguró que los recortes no afectarían los recursos públicos que ya fueron asignados ni las becas, pero que desaparecerían fondos y fideicomisos, pues de acuerdo a un análisis hecho por el mismo Conacyt, estos convenios y recursos se encontraban en la opacidad y en la falta de transparencia de 41 millones de pesos del Programa de Estímulos a la Innovación (pei) que fueron transferidos a empresas privadas.

Las acusaciones a la Academia sobre los recortes presupuestales y sus afectaciones no son algo nuevo. En 2019, también en el mes de mayo, la Academia despidió a personas de su nómina, tanto trabajadores de base como por honorarios, bajo la justificación de que estaban en “una crisis económica”. Los recortes y las malas noticias para la amc se agudizaron desde que entró María Elena Álvarez-Buylla como directora general de Conacyt. La aparente austeridad de la 4T reproduce discursos para sostener medidas que recortan recursos a sectores y áreas que considera “menos indispensables” para destinarlos a proyectos como la refinería Dos Bocas o el Tren Maya, a pesar de que detrás de esos puestos y salarios recortados, hay familias que alimentar.

En esa misma tónica, Álvarez-Buylla pretende que la Academia opere a partir de las donaciones y aportaciones voluntarias, mas no de recursos públicos. En ese sentido, la eliminación de los fideicomisos y los fondos sólo abona a la crisis financiera y los apoyos por parte del gobierno al sector de la ciencia. Al igual que las relaciones laborales y la ausencia de los gobiernos en la defensa de derechos, el abandono del Estado y el involucramiento de la iniciativa privada sobre el quehacer científico y tecnológico son parte del proceso neoliberal que el gobierno actual pretende.

En esta 4T, las prácticas neoliberales, tanto del Estado como del capital pasan por encima de los derechos laborales: la Academia, tanto como el Estado, está obligada a garantizar, respetar y promoverlos. La transparencia de los recursos recibidos por parte de instituciones estatales, así como de las aportaciones voluntarias, y el gasto de los mismos, son una deuda para quienes están negociando sus liquidaciones desde el mes de mayo. En ese sentido, la falta de protección y el abandono es absoluto para los y las trabajadoras, quienes no tiene solución de ninguna de las partes. Así como Álvarez-Buylla, la Academia orilló a decenas de trabajadores a “rascarse con sus propias uñas”, abandonó la obligatoriedad laboral con los y las trabajadoras, que a su vez trabajaron décadas. Dejó a su suerte a las familias en plena pandemia, beneficiando sólo a algunos pocos, quienes reciben salarios que van desde 30 a 100 mil pesos mensuales, pero ¿qué pasa con todo el pueblo trabajador?

Nuestro contacto:

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × one =