AnálisisArtículos

Arranca el Circo Electoral: Es Claudia…

“Lo que les convierte en representantes de la pequeña burguesía es que nunca basan mentalmente los límites que ésta no rebasa en la práctica, en la vida; por consiguiente, se encuentran en el plano teórico con los mismos problemas y las mismas soluciones con que se encuentran prácticamente los pequeño burgueses por sus intereses materiales y su posición social”.

Karl Marx18 Brumario  en 1852

Este mes de septiembre, día de festejos patrióticos y de evocación de grandes gestas nacionales, se perfilan las candidaturas del grupo en el poder, Morena, aliados y los diversos participantes en el proceso de selección nos dieron claridad de cómo funciona el nuevo “dedazo” y de lo acotado del proceso del cual fue testigo el pueblo de México.

Ya se definió a la próxima candidata desde el poder, quien dará continuidad a los programas asistenciales establecidos por el actual gobierno y sucederá en el tránsito de la llamada “transformación”, pero sin orientar directrices proletarias ante el problema de la lucha de clases y sin ningún compromiso de impulsar formas superiores de lucha y un futuro social alternativo para el pueblo trabajador.

El análisis del proceso de selección arroja un incierto camino de selección por encuestas, ante candidaturas ya predeterminadas, desde hace meses, que abren un boquete a lo que debió haber sido un proceso, claro, democrático y transparente, el cual fue cuestionado por el que obtuvo el segundo lugar, ampliamente superado en las votaciones, por ello el gran “berrinche”.

La vencedora Claudia Sheinbaum garantiza en apariencia la continuidad del proyecto de “primero los pobres” o del Estado de Bienestar, el cual garantiza la dominación económica y política de la burguesía monopolista trasnacional en el poder, en una coyuntura de transición sin radicalización de las demandas populares. La favorita en diversos sondeos y mediciones, superó a sus contrincantes, dando la posibilidad de una candidatura de mujer, obteniendo los siguientes resultados, señalados en diversos medios:

Claudia Sheinbaum 39.4 % Coordinadora de los Comités de Defensa de la 4ª Transformación para la próxima elección. Marcelo Ebrard 25.6 %, Gerardo Fernández Noroña 12.2%, Adán Augusto López 10%, Ricardo Monreal 6.5 %, Manuel Velazco 6.3 %.

La parte final del proceso interno, incluyó la entrega del báculo con gente que en teoría representa la continuidad en el Gobierno de la Ciudad, del Gobierno federal y a los participantes para concluir el proceso interno de sanación partidaria, e iniciar las campañas en los tiempos electorales previstos hacia la elección del 2024. Designaciones sumamente importantes a nivel de Gobierno y entidades, renovación de cámaras, alcaldías en fin, el poder por el poder.

Pero ¿qué sectores agrupa una candidatura como la de Sheinbaum y sus aliados? Los intereses de grupos de la burguesía monopolista trasnacional, amparados todos bajo el poder presidencial. Nos preguntamos si seguirá la llamada “cuarta transformación” o si veremos un proceso de crisis del movimiento organizador y sus representaciones cupulares, que ya se confrontar sin piedad.

La candidata tiene un cúmulo de experiencias, académicas y políticas, alrededor de López Obrador, (mentor e impulsor). Su preparación incluye licenciatura en Física por la UNAM, una Maestría en Ingeniería Energética, y un Doctorado en Ingeniería Ambiental. Fue integrante del Consejo Estudiantil Universitario (CEU), donde realizó actividades que apuntaron hacia la formación del PRD, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, integrante de la Academia Mexicana de Ciencias. Formó parte del grupo Intergubernamental de Expertos sobre el cambio climático en 2007, Coordinadora del Movimiento en Defensa del Petróleo, participando con cientos de mujeres conocidas como “las Adelitas” en  2008, fundadora de Morena en octubre de 2011. Además ha recibido premios universitarios como el de Economía “Jesús Silva Herzog”, Premio al joven investigador de la UNAM por Innovación Tecnológica y el premio “Sor Juana Inés de la Cruz. Cabe destacar que en este tramo del camino la UNAM y un sector académico, se hacen visibles.

Con este currículo nadie podrá argumentar ni falta de inteligencia ni falta de experiencia como para no darse cuenta de que existen funcionarios cercanos a ella de dudosa honestidad y que son el vínculo con las fuerzas del Estado encargadas de la represión política en contra de quienes cuestionamos la dominación de la clase burguesa y la imposición del capitalismo como única forma de sociedad.

Cabe también preguntarnos si será posible esperar una profunda transformación de la situación de la mujer trabajadora en el país, al tratarse de la primera mujer presidenta o si tan sólo se harán una serie de reformas estériles para embellecer el “Estado de Bienestar” y sólo posponer así la verdadera transformación necesaria, prioritaria y proletaria en el país.

Estamos seguros que en diferentes actos de este proceso electoral, las controversias se profundizarán y saldrán a la luz temas como la responsabilidad de la caída de la línea 12 del metro, de lo sucedido en el Colegio Rebsamen, después del temblor de 2018. La desgracia del pueblo le sirve a los candidatos para “amenizar” las siguientes jornadas electorales, Todo para no hablar de lo importante, por ejemplo del no reconocimiento al trabajo de los jóvenes de pilares quienes están “becados”, para no reconocer la relación laboral con el gobierno de la ciudad de México, o de jóvenes construyendo el futuro en la misma circunstancia con relación al gobierno federal.

Son tiempos de toma de decisiones, de desenmascarar las nuevas formas de decidir la reelección de “las corcho latas” en una falaz encuesta, con rostros de diversos sectores y actores de la pequeña burguesía que será uno de los grandes actores electorales, de voto orientado, dirigido y fortalecer un sistema de partidos parásitos y depredadores del erario público y embellecedores del modelo neoliberal.

En esta coyuntura donde aún existimos organizaciones independientes de carácter proletario, cobra más sentido la lucha en contra del despojo, la construcción de la democracia directa en el centro de trabajo, en el barrio, el pueblo, etc.,  contra las diferentes formas de alienación, de opresión, de represión y las viejas y nuevas formas de explotación.

Debemos construir y fortalecer la autodeterminación e independencia del proletariado, llevando a la práctica lo establecido en el punto 12 de nuestro Programa Mínimo de Lucha que señala el respeto a las formas de organización anticapitalista, anti neoliberal y socialista.

Resistencia, organización y construcción del socialismo

Contacto:

olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + seventeen =