AnálisisArtículosLa voz del Pueblo

Beca Elisa Acuña: Disputas institucionales

Insuficiencia y corrupción

Desde el inicio del primer semestre del 2023 en la Universidad Nacional Autónoma de México ha brillado por su ausencia el apoyo económico de la Beca Elisa Acuña, que beneficia a la comunidad universitaria, dejando vulnerables a los estudiantes que requieren de este apoyo para poder continuar con sus estudios. Por lo que los nobles medios de “información” como periódico “El Universal” y “El Reforma” no tardaron en sacar artículos de dudosa confiabilidad, responsabilizando y golpeteando a diferentes instituciones por la supuesta eliminación de la beca.        

Mientras todo esto pasa, la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la unam se pasan la bolita sin dar una solución concreta. Hoy la unam asegura tener resuelto el presupuesto de la beca mediante Fundación UNAM, que recibe dinero de dos de los hombres más ricos de México Carlos Slim Helú y Alfredo Harp Helú. Paralelamente la schp expone el Plan de Egresos de la Federación aprobado por la Cámara de diputados, donde se destinó el presupuesto para la beca por 802 millones 940 mil 354 pesos entregados la unam.

Eso nos lleva a preguntarnos ¿Dónde está ese dinero? Y esta pregunta es el parteaguas para entender que está pasando a nivel nacional.

Porque gran parte de la desinformación sobre esta problemática es responsabilidad de los medios de comunicación, del “El Universal” “El Reforma” y de otros medios que, como buenas empresas, producen notas “informativas” favoreciendo siempre a su clase con la mentira y calumnia, con esto no queremos decir que hay que defender al gobierno de la oposición, pero si hay que ser críticos y asertivos para saber a quién beneficio cada nota de estos medios. Debemos tener claro que nos acercamos a las elecciones presidenciales del 2024 y todos los grupos partidarios dentro y fuera de la unam se están preparando para defender o ganar nuevos puestos, en este año se cambia al rector en noviembre y también a la dirección de algunas facultades como en Ciencias Políticas y Sociales.

Estamos en un momento de algidez política dentro de la unam y debemos tener memoria de todos los grupos partidarios que se encuentran pelando por el control dentro de la universidad y de quienes son sus representantes, como el grupo de larga tradición Priista del rector Luis Enrique Graue Wiechers que son responsables de cómo se gestiona el presupuesto a de la universidad, del ataque porríl en la plancha de la rectoría en el 2017, responsable de varios fraudes económicos  a través Fundación unam, de las precarias condiciones laborales de los docentes y una larga lista de actos en contra de la comunidad universitaria. Ya es la salida de uno de los más grandes fósiles neoliberales y no debe sorprendernos que el rector quiera retirarse de la manera más opulente, pues parece no bastar su sueldo de $183 mil 560 pesos al mes (FRAGUA #74) o sus 2 millones 202 mil 720 pesos al año, mientras que nosotros con un apoyo de $900 al mes (o $45 por día) debemos estudiar, comer y transportarnos, no se vaya a quedar pobre el rector ni la unam por aumentar el monto de la beca.

Pero no es solo culpa de la insaciable voracidad corrupta de la unamque nuestras becas peligren, también lo es de quienes a conciencia firmaron por descentralizar la beca, sí, hablamos de la cámara de diputados, de Leticia Ramírez Amaya secretaria de la sepy de la schp con el acuerdo 32/12/22 que entregó en bandeja de plata el recurso económico que se esfumó mágicamente y del que la unam en comunicados dice desconocer de su existencia.

Y, por si fuera poco, los grandes empresarios “son los héroes” de la película, quienes de manera “altruista y desinteresada” mediante sus fundaciones van a completar las becas para beneficiar a los futuros profesionistas. Una labor tan noble y aplaudible que el gobierno premia sin cobrarles ciertos impuestos que podrían ser utilizados para aumentar el monto mensual de la beca.  

Como estudiantes y como pueblo trabajador, debemos tener claro quién es nuestro enemigo y a quien debemos dar el golpe decisivo para ganar esta lucha, hablamos de la rectoría, que con sus inmaculadas manos gasta el recurso en sueldos millonarios y dejando a los profesores de asignatura con salarios raquíticos; a la Cámara de Diputados que no arranca de raíz los problemas, prefieren hacer la vista gorda y beneficiar a los neoliberales de toda la vida, y a todos los funcionarios de la unam  que nos reprimen sistemáticamente por organizarnos.

Es tiempo de luchar y defender los triunfos de nuestros abuelos y padres, pues todo el derramamiento de sangre, toda la presión no ha sido gratuita, somos nosotros los que ponemos las lágrimas, el sudor y los cuerpos, por defender una educación gratuita y de calidad. No podemos seguir permitiendo que unos cuantos utilicen el recurso destinado a la comunidad universitaria para vivir ostentosamente.

No todos tenemos acceso a la beca y esta debe tener una mayor compensación económica, porque pasamos 8 horas de lunes a viernes preparándonos para ser profesionistas, para egresar de universidad y trabajar 8 o 12 horas si bien nos va, para poder sobrevivir. Como si los semestres y años que estudiamos no consumieran nuestra salud y vida. Debemos luchar por castigar a quienes desaparecieron los recursos de la beca, a los que han desviado el presupuesto anual de universidad, por recuperar dichos recursos y ejercerlos en beneficio de la comunidad, porque es indignante que no haya sillas suficientes para las clases, ni tantito papel y jabón en los baños, que no se tenga equipo de calidad, ni medicamentos en la enfermería, ni material suficiente para las clases, que los maestros y personal de la unam ganen una miseria, cuando somos todos nosotros los que damos prestigio a nuestra universidad, debemos conocer cómo se gasta cada centavo del presupuesto. La lucha no acaba y es nuestro momento de luchar por dejar un mejor futuro para las próximas generaciones, de hacer el máximo esfuerzo, hacen falta muchas cosas por ganar, como: la democratización de unam, comedores subsidiados, viviendas universitarias, más recursos para las practicas, que los diplomados sean gratuitos, pues es una grosería tener que pagar miles de pesos por nuestra educación “gratuita”, debemos luchar por expulsar a todo funcionario que no tenga por interés el beneficio de la comunidad que conforma la unam y por recuperar la vinculación y hacer de nuestra  universidad una tribuna de denuncias para el pueblo.
Compañera, compañero, te invitamos a luchar y a organizarte con nosotros, te invitamos a denunciar y que nos cuentes de tus problemáticas en la UNAM, en tu facultad, en tu colonia o centro de trabajo, tenemos muchas luchas pendientes, muchas problemáticas por resolver todavía y solo será mediante la organización popular e independiente, que alcanzaremos un triunfo verdadero.

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twenty − eighteen =