Bonafont, un legado de explotación

La problemática del agua afecta a todo el territorio nacional; la tenemos desde el sur, donde este líquido vital está en manos de empresas lecheras y cerveceras; en el norte, donde se han vivido enfrentamientos entre la Guardia Nacional y productores agrícolas debido a tratados internacionales. Pero ahora nos ubicaremos en el tan famoso socavón ubicado en Santa María Zacatepec en el estado de Puebla, que desde el 29 de mayo de 2021 nos ha dado tanto de qué hablar.

Lo que empezó siendo una pequeña grieta en el patio de una casa, a la semana ya se había convertido en una fractura de más de 15 metros. Ante esto, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) entregó un informe rápido, con datos superficiales y sin sustentos claros, atribuyendo este hecho a un fenómeno natural, por el paso de agua subterránea; casi casi precipitándose en decirnos “ya no le muevan, que nadie siga investigando”.

Posteriormente, el investigador Pedro Rodríguez del Instituto Politécnico Nacional (ipn) entregó un informe donde menciona que la formación del socavón bien pudo haber sido influenciada por el entorno geológico. En ese sentido, un tema que se debe estudiar a profundidad son las concesiones de agua, porque es probable que haya una sobreexplotación de los mantos acuíferos del lugar y que este puede ser un factor importante en la formación del socavón. 

Sorprendentemente, a los pocos días, el ipn se deslindó por razones desconocidas, ¿el informe dañaba intereses ligados a esa universidad? No lo sabemos, así como aún no tenemos certeza del origen del socavón con un informe técnico. De lo que sí estamos seguros y abordaremos en este artículo es que la problemática del agua en Santa María Zacatepec no es una situación reciente. 

Ésta es una comunidad indígena nahua del municipio de Juan C. Bonilla, la cual además de estar entre los volcanes Popocatépetl, el Iztaccíhuatl y la Malinche, también ha sido cercada por industrias saqueadoras y contaminantes del agua desde antes y durante el neoliberalismo.

De acuerdo con el Registro Público de Derechos de Agua (Repda) de la Conagua, las empresas que tienen concesiones para extraer agua son Pemex, Hylsa, Volkswagen, Industria Mexicana de Alimentos, Pepsi, Garci Crespo, Big Cola y la empresa Bonafont, que opera bajo la razón social de Embotelladora Arco Iris, la cual tiene el título de concesión para extraer 105,220 metros cúbicos anuales. 

Ante esta situación, la comunidad de Santa María Zacatepec se ha organizado para defender sus recursos naturales. En el 2018 hubo mayor movilización ante la tentativa del gobierno federal de construir un colector pluvial que entubaría las aguas de Ciudad Textil Huejotzingo (un complejo industrial textil), y las desbordaría en el río Metlapanapa, que pasa por Zacatepec contaminándolo aún más.

Esta movilización fue permanente y a pesar de que, en octubre del 2019, los pobladores sufrieron represión policiaca, amenazas de muerte, desapariciones forzadas y quema de viviendas, se logró clausurar el proyecto en enero del 2020.

Ante esta victoria, la organización permaneció y continuó denunciando la contaminación generada por las empresas, el desabasto recurrente de agua en las viviendas, el secamiento de pozos para la agricultura, entre otras irregularidades. Lo anterior desembocó en un nuevo acto de represión por el gobierno de la Cuarta Transformación en Puebla el 27 de enero del 2020, cuando fue arrestado Miguel López Vega, integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla-Morelos-Tlaxcala y líder en las movilizaciones del 2018. López Vega se convirtió en el primer preso político de la 4T en Puebla, de acuerdo con el Comité para la libertad de los Presos Políticos y el Nodo de Derechos Humanos. Nuevamente, la movilización de la comunidad y las calumnias con las que intentaban encarcelarlo hicieron que fuera liberado pasados los cinco días de arresto.

Continuando con la defensa de sus recursos, el 22 de marzo del presente año, en el marco del Día Mundial del Agua, los pobladores de diferentes comunidades de San Mateo Cuanalá, Ometoxtla, Nextetelco, Santa María Zacatepec, Tlautla y Cuapan, en su mayoría mujeres y jóvenes, iniciaron un plantón para exigir la salida de la empresa Bonafont del municipio (instalada desde 1994), pues la ponían como la principal responsable de crear desabasto de agua en la región, y el pasado 8 de agosto, en el natalicio de Emiliano Zapata, decidieron finalmente tomar las instalaciones para convertirlas en la Casa de los Pueblos, un lugar de resistencia y formación. Dicha toma se llevó a cabo después del juicio popular donde se encontró culpable “al mal gobierno por haber permitido la instalación de proyectos de esta naturaleza y a las empresas, que son las principales beneficiadas de la extracción y contaminación del agua”.

A menos de cuatro meses, el polémico socavón que nos ha dejado muchos aprendizajes, desde mostrarnos una vez más la contradicción irreconciliable entre las  empresas y el pueblo, así como el oportunismo del gobernador Miguel Barbosa, quien reprimía a las organizaciones populares en defensa del agua y sigue reprimiendo a los estudiantes organizados (normalistas de Teteles el pasado 2 de junio).  Ahora que el socavón es un tema nacional, Barbosa públicamente se manifiesta contra el informe de la Conagua para verse ante las cámaras del lado del pueblo, mientras mantiene como subsecretario de Gobernación a Ardelio Vargas Fosado, quien era el Jefe del Estado Mayor de la Policía Federal Preventiva (PFP) en 2006, cuando se reprimió brutalmente al pueblo en Atenco, Estado de México, y Oaxaca.

Ante esto, como Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP) queremos reiterar que siempre hemos estado del lado de la autodeterminación de los pueblos en defensa de sus recursos naturales, siendo los puntos 8 y 12 de nuestro Programa Mínimo de Lucha una muestra de ello. Lo que nos corresponde ahora es seguir desenmascarando las contradicciones dentro del gobierno federal en cada acontecimiento, pero sobre todo ir organizando el descontento popular en el campo y la ciudad para transformarlo en organización permanente, y así lograr la unidad para que no nos quedemos estancados en el neoliberalismo ni en el Estado del Bienestar, y en cambio avancemos hacia la democracia popular y el socialismo.

Contacto:

olep.contacto@gmail.com

fragua.olep@gmail.com

Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 20 =