AnálisisArtículosEDITORIAL

De la esperanza electoral a la organización popular

¿Usted votó?, ¿Usted se organiza por sus derechos fuera de las fechas de la venta de ilusiones?

Aunque este periódico se imprimirá antes del 2 de junio aseguramos que si lo lee pasado el día habrá ganado Claudia Sheinbaum y México contará con su primera mujer en la presidencia de la república.

Y como siempre nosotros diremos que basados en los hechos económicos, políticos y sociales haremos nuestros análisis con el objetivo de explicar al pueblo que nos lee las causas de lo que sucede en el país y los intereses de clase social que se confrontan, aún cuando el todavía gobierno de López Obrador diga gobernar para todos.

Usted podrá leer en este periódico independiente y de clase proletaria cómo en este último sexenio se gobernó para todos, pero no igual, pues los banqueros y los grandes empresarios siguieron acumulando millones de dólares gracias al trabajo ajeno y la clase trabajadora en su conjunto apenas y pudo sobrevivir la eterna crisis económica en la que vive desde hace más de 40 años.

Cierto que hubo mejorías para una parte de la clase trabajadora, moderadas diría el mismo jefe del ejecutivo, pero las mejoras de las fortunas millonarias fueron ¡históricas!…ahora veremos cómo nos va con la nueva presidenta que tiene un plan que construirá la posibilidad de pasar del Estado de Bienestar al Estado de “prosperidad compartida”, que ya veremos en los hechos que significa.

¿Será posible profundizar lo que han llamado trasformación? Lo dudamos, es más nos atrevemos a decir que no será posible ir más allá de lo hecho hasta hoy, por lo que escribimos en 2018.

Son tres los pilares de la reacción neoliberal en México: los grandes empresarios, el poder judicial y el verdugo histórico del pueblo: las fuerzas armadas policiacas y militares. Durante este sexenio se comprobó que no dejaron de ser el obstáculo para profundizar las moderadas trasformaciones que propuso López Obrador.

También expresamos que frente al poder más reaccionario y conservador la desmovilización del pueblo y su desorganización eran garantía de la derrota de sus aspiraciones por una trasformación de verdad. Afirmamos, con hechos, que la propia dirigencia de morena se encargó de desorganizar y desmovilizar a su propia base, que se encargó de delegarla dentro de su propio partido y abrió las puertas de “par en par” a todos los neoliberales que se decían arrepentidos, sobre todo si eran exfuncionarios neoliberales probados. Por esta razón esta nueva administración que entrará en octubre tendrá dos nuevos obstáculos: una parte del poder legislativo y la propia dirección del partido que crearon: morena.

La consecuencia de la falta de verdadera confianza en el pueblo y de servir a los intereses de los grandes empresarios ladrones que forman parte de la clase burguesa monopolista trasnacional es que cada día más expriístas, expanistas, exverdeecologistas, dirigentes de sindicatos charros, ocupan diferentes puestos de decisión en morena y muchos serán senadores, diputados, presidentes municipales, gobernadores y hasta miembros del nuevo gabinete presidencial que nos gobernará.

¿Qué nos espera con los neoliberales fortalecidos en el nuevo gobierno?

Que hablen los hechos, pero podemos afirmar, como ya lo hicimos que lo que se pudo hacer en el pasado sexenio, salvo algunas excepciones, será todo lo que se hará en beneficio inmediato, temporal y moderado a favor del pueblo. Los hechos, sí los hechos.

La historia no termina ni comienza con cada sexenio, por lo tanto, los hechos desde los cuales parte nuestro análisis actual no van a desaparecer con el fin del sexenio de AMLO ni mucho menos las consecuencias derivadas de los mismos.

Por eso podemos decir que los obstáculos crecerán para el pueblo y que frente al intento de la desmovilización y desorganización impuesta desde el gobierno y desde su partido, el pueblo que desea luchar nuevamente creará sus propias organizaciones y se encontrará a las que hemos permanecido en la lucha real por terminar con la desigualdad y la injusticia. Esto no quiere decir que las grandes masas buscarán la dirección política del movimiento independiente, pues éste mismo apenas y comienza a salir de un gran reflujo y falta  mucho para encontrarnos con amplias masas a nivel nacional.

Así pues, los enemigos del pueblo representados en el Estado mexicano se verán fortalecidos y el mismo gobierno federal se verá cada día más claramente representando los intereses de esa mencionada clase burguesa monopolista trasnacional en detrimento de los intereses inmediatos de la clase trabajadora.

Esa es y será la realidad política que se nos impone, pero como todo en la vida puede cambiar y depende de nuestra actividad trasformadora, de la organización de la clase trabajadora como clase independiente de las clases que la someten económicamente, políticamente e ideológicamente, que podamos avanzar en lucha por la democracia popular y el socialismo.

¡Luchar, luchar, con el pueblo organizado, luchar hasta vencer!

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 11 =