AnálisisArtículos

Jornada laboral de 40 horas

Oposición de los empresarios

Pareciera una pregunta que merece una respuesta sencilla, por supuesto que sí, puesto que somos uno de los países con las jornadas más largas en todo el mundo, y no sólo eso, nuestra ley federal del trabajo no se ha modificado en más de CIEN AÑOS, siendo esta última producto o resultado de la revolución mexicana, es decir en 1917. Lo cual parece una locura, ya que mientras en los países llamados del primer mundo, la reducción de las jornadas laborales ha sido una constante, en México la única constante es y ha sido la sobreexplotación de la fuerza de trabajo: mal pagada, sin seguridad social y en lo “oscurito”, lo que los gobiernos mexicanos llaman: trabajo informal. Tenemos entonces que los mexicanos trabajamos “formalmente” 2220 hrs. anuales, lo que se resume en lo que todos sabemos, un horario de ocho horas de trabajo, seis días a la semana, por un salario que sólo nos alcanza para seguir trabajando bajo el ya viejo y conocido agradecimiento de tener trabajo, como si no fueran válidas nuestras ganas de tener una vida digna.

Pero esta pregunta no parece merecer una respuesta sencilla para todos, es decir, es sencilla para los que trabajamos de sol a sol, pero no para los capitalistas voraces que ven en todo, una oportunidad para abusar de su posición política y social, y ni qué decir de los diputados que en el discurso están a favor del pueblo pero que en el momento de las grandes decisiones que podrían cambiar la situación precaria del país, es cuando deciden quitarse sus máscaras de amorosos representantes públicos y se muestran como lo que son, lacayos de los intereses privados, este es el caso del presidente de la junta de coordinación política en la cámara de diputados, Jorge Romero del Partido Acción Nacional (PAN), quien en una entrevista dijo abiertamente que el tema sobre la reducción de la jornada laboral no es prioridad en estos momentos.

Dicho lo anterior, es menester mencionar que ya en el mes de abril pasado esta iniciativa fue pospuesta para el mes de septiembre, dejándonos a todos esperando durante casi medio año para que ahora salieran a decir que no es importante, tratándonos de tonta a la clase trabajadora, aunque ya sabemos que ese clasismo no es nuevo ni va a cambiar mientras sus intereses sigan estando por encima de los nuestros. 

Entonces, ¿por qué es importante presionar para que la iniciativa avance? Pues por el simple hecho de que los gobiernos en favor de capitalismo no llevan prisa, al menos no ahora y quizás esto se alargue hasta las próximas elecciones como propuesta de la siguiente candidata a la presidencia, llámese Claudia o Xóchitl. Además de que, no sólo hay una oposición por medio del discurso, sino que también en su estructura burocrática, ya que para que la iniciativa de la jornada laboral de 40 horas semanales entre en función directa, no sólo es necesario que la iniciativa se acepte en el pleno, sino que una vez acepada, se mande, primero a la cámara de diputados, luego a la cámara de senadores,  y después a los 17 congresos estatales que se requieren para modificar el artículo dentro de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

¿Es entonces el culpable de todo esto, el panista y presidente de la junta Jorge Romero, por no darle seguimiento a una iniciativa más que urgente, necesaria y justa? Sin restarle importancia, nosotros creemos que, así como él es culpable por seguir los mandatos que la clase burguesa del país, también lo son los empresarios: el Consejo Consultor Empresarial, la coparmex, Slim, Salinas Pliego,  que no dan ni un pasito para ceder en las exigencias que nosotros los proletarios pedimos como mínimo para tener una vida digna y es que, como ya se mencionó antes y en anteriores artículos del FRAGUA, los excusas de estos capitalistas voraces, parecen discursos para dormir a los que siempre estamos ocupados, ellos siempre dicen que están a favor de modificar la constitución pero que no es el momento, que va haber muchas pérdidas económicas, que ninguna empresa multinacional va a querer invertir en México si se modifica el horario, y claro, porque este país siempre ha sido para ellos un simple ganar ganar, incluso dentro de América Latina, somos el país que más trabaja y que menos se queja, y claro si te quejas eres chairo o estás en contra de Andrés Manuel, o simplemente eres un huevón que nunca va a salir adelante con esa mentalidad de pobre.

Sabemos que no es necesario un doctorado en geopolítica económica para darnos cuenta de que todos nuestros malestares, son producto de un sistema que está podrido, y que ni siquiera es bueno para curarnos de esos males que nos produce, todo el tiempo cansados, yendo y viniendo del trabajo esperando que pase algo que nos pueda justificar el día para poder descansar, porque un día de descanso no es suficiente, y menos si ese día lo usamos para lavar nuestra ropa, limpiar nuestra casa, ir al super, en fin, todos los pendientes que no podemos hacer en la semana, pero tenemos tan metida la idea de que el trabajo es lo único que nos identifica, que aunque todos nos sentimos así, muy pocas veces lo externamos, pues no sea que vayan a pensar que somos flojos y entonces, mejor lo somatizamos, nos quedamos con la ansiedad en la garganta, y la apagamos, con cigarros, con cerveza, o tenemos diarrea todo el tiempo, o nos duele la cabeza y estamos de malas, nos desquitamos con la familia o nos peleamos en el metro o en las redes, porque no podemos señalar a los culpables, aunque todos sepamos nombre y apellido: capitalismo y burguesía. Pero hay buenas noticias y, aunque suene a cliché no estás solo ni estás sola, querido, querida lectora, somos millones los mexicanos que padecemos este malestar, y no podemos bajar la guardia ni un sólo momento, necesitamos organizarnos, necesitamos tener consciencia de clase, para darnos cuenta de que el otro no es nuestro enemigo sino nuestro compañero; que no necesitamos seguir compitiendo entre nosotros sino todo lo contrario, debemos de apoyarnos, de darnos la mano. Por eso como una organización proletaria, marxista, proponemos que te acerques a nosotros, que nos pidas información y nos preguntes todas las dudas que tengas, nosotros también somos trabajadores, somos obreros, amas de casa, y lo que nos mueve también es la exigencia de un lugar más justo para vivir, un lugar más amoroso, donde el discurso ya no sea el slogan de una campaña política de cada seis años, pero para eso se necesitan manos, ojos, y corazones dispuestos a tomarse una parte de su pesado día en informase, y por qué no, tener una formación científica y concreta, para que no sólo quede en el análisis de la realidad y que juntos podamos hacer los cambios que realmente beneficien al pueblo, a la gente con la que compartimos transporte y filas interminables en la parada de los camiones.

Contacto:

olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + five =