El Agrarismo Radical Veracruzano y las Ligas Agrarias

La tierra no fue para todos

Cuando vosotros estéis en posesión de la tierra, tendréis libertad, tendréis justicia, porque la libertad y la justicia no se decretan: son el resultado de la independencia económica, esto es, de la facultad que tiene un individuo de vivir sin depender de un amo, esto es, aprovechar para sí y para los suyos el producto integro de su trabajo…”

Ricardo Flores Magón.   Regeneración 1910.

Sin lugar a dudas uno de los grandes temas que nos gustaría compartir con ustedes desde FRAGUA es la olvidada postura radical agrarista en la zona de Veracruz. La disputa por las tierras más ricas, aparece nítidamente la lucha agraria, desencadenada, desde el periodo colonial, en lo que correspondería las tierras del conquistador Hernán Cortés, entre Acayucan, Minatitlán y los Tuxtlas, (en esta última región selvática fueron a la búsqueda de Guadalupe Victoria, para el abrazo de Acatempan) motivo del proceso de independencia oligárquica; fue uno de los objetivos  de primer orden durante el proyecto liberal en el campo mexicano, ejemplo clásico de una transición de un incipiente capitalismo agrario en disputa del capitalismo mercantil, un escenario de disputa agraria durante la revolución contra los grandes terratenientes porfiristas, dando como resultado su dinámica participación, la revolución mexicana y el reparto agrario del periodo posrevolucionario de los años 20´s a los 30´s previo a la institucionalización Cardenista, en donde la postura de los generales triunfantes darían: juego, desarrollo y derrota del Movimiento Agrario en Veracruz y parte de Tabasco.

Nos indica la coyuntura el proceso capitalista del siglo XIX-XX en América Latina, la actualidad de esas luchas, demandas e intereses comunitarios de una población, donde el campesinado politizado, defenderá la tierra comunal de forma orgánica y combativa. La creación de la resistencia agraria de los pobladores, permitirá entender la lucha de clases y el proyecto capitalista desencadenado en el México de la transición y construcción de un Estado posrevolucionario,  organizando la lucha campesina, a partir del corporativismo y la formación de la Liga de Comunidades agrarias, previo a la Institucionalización de la Confederación Nacional Campesina (cnc), con el gobierno Cardenista. Es decir, un proceso continuo de larga duración.

Resaltamos, el magonismo del siglo XIX nos demuestra su radicalidad, la lucha por la tierra, durante el Porfiriato, preparando su desarrollo durante la revolución mexicana, no por eso deja de tener importancia regional y desfilaran todas las  posturas de los grupos revolucionarios, que tienen que ver con procesos de modernidad, del campo y la ciudad. Durante las rebeliones previas a la Revolución los contratos de colonización otorgados en las zonas más ricas, la tierra de Acayucan, Minatitlán y los Tuxtlas, políticamente se encontraban organizados en Cantones, como sabremos por las fuentes testimoniales: regeneración, el machete y archivos locales, la tierra será entregada a burgueses, nacionales y extranjeros, incluyendo bosques con maderas preciosas y las zonas petrolíferas.

El programa magonista tuvo un gran impacto social al proponer, entre otros elementos, supresión de los jefes políticos, libertad de los municipios, reparto de terrenos ociosos, abolición de la tienda de raya, anulación de los peones, descanso dominical y salario, la confrontación plena llevó al magonismo radical de 1906 – 1909, el problema fue al separarse del magonismo histórico y mantener alianzas con los grupos maderistas y los sectores medios, que abarcaran su efímero gobierno, para avivar la lucha revolucionario, pero en el caso del puerto desencadenar la lucha radical inquilinaría del NO pago de rentas o sus congelamiento, participando un joven que retomaría aspectos de los anarquistas magonistas, Úrsulo Galván.

Este dirigente ingresa en 1919 al grupo anarquista  de “los hermanos rojos”, posteriormente crea el Partido Comunista en la entidad, instaurado en esa época por parte de la III internacional. Lo apasionante de estas luchas es su papel activo de una fuerza de 18 a 20 mil agraristas en lucha por tierras comunales y en disputa del poder del Estado a todos los niveles, local, regional y nacional. Como comunista en los finales de la revolución y el periodo del Maximato, se van involucrando en las pugnas de facciones, de individualismo y de diversos proyectos de mantenerse en el poder.

Década violenta 1910-1920; la lucha por el poder político. La segunda parte hacia los 20´s antes de la crisis capitalista del 29 su relación con los cristeros en el campo, previo al movimiento, el caudillismo carismático militar, en el tema de la revolución agraria -esta situación de la activación de la lucha de clases-, dio como resultado el levantamiento cristero, el nacionalismo revolucionario, el temor a los grupos comunistas, el ascenso del fascismo mexicano, la presencia de Trotsky, el involucramiento en la creación de la Liga de las Comunidades Agrarias, de la participación en 1923 Asamblea de la Internacional Roja en Moscú, Tejeda acude como representante, regresa y se organizan guerrillas y fuerzas campesinas que participaran en los levantamiento militares, el de la huertista en 1924, que finalizó con el proyecto socialista Yucateco en 1923, su fuerza estaba en el Tabasco Escobarista en 1929, 18 mil hombres en armas.

En 1926 constitución de la Liga Campesina, se exige la abolición de la propiedad privada, estos elementos revolucionarios llevaron a poner atención e involucrar a los grupos opositores – reaccionarios, ante los militares, protagonistas – oportunistas en la construcción del poder popular, todos eran caudillos militares regionales, el poder militar frente a las organizaciones constructoras del poder civil y la relación del campo con los intelectuales urbanos comunistas y los resabios de anarquistas fundadores del movimiento inquilinario en Veracruz de 1922 – 1927.

La lucha de clases está presente en cada una de las diferentes etapas de la historia de México y en este caso la lucha de clases encabezada por los dirigentes agraristas comunistas fue derrotada por el nacionalismo revolucionario en el sur veracruzano.

¡Porque la tierra es un derecho contra la represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × 3 =