AnálisisArtículos

Hay que ponernos la camiseta, ¡pero la de huelga!

Camote power

A partir de las 11 de la mañana del día 24 de enero de 2024, más de 4 mil trabajadores de la armadora automotriz alemana Audi se declararon en huelga; esta planta se ubica en San José Chiapa, Puebla y es una de las 22 plantas armadoras de autos ligeros en México. La huelga estalló a raíz de no lograr un acuerdo entre el Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi (sitaudi) y la empresa para un aumento salarial real, ya que solicitan el 10% a su salario bruto mas 5% de prestaciones; en contraparte, los directivos de la empresa se limitan a ofrecer un 4% al salario bruto más 2.5% de prestaciones.

Desde que inició el paro de labores hasta la fecha se han dejado de fabricar más de 5 mil vehículos modelo SUV Q5, debido a que diariamente se fabrican 750 autos entre los 3 turnos de trabajo, 750 vehículos de lujo que superan el millón de pesos en su precio de venta al público y, por si fuera poco, este modelo es el más exitoso de la marca.

¡Así es! Cada día se producen centenas de vehículos que no cualquier persona y menos con un salario promedio en este país puede adquirir, pero antes de presentar más datos duros, hay que conocer a Audi.

La planta armadora inició sus operaciones el 30 de septiembre de 2016, después de casi 3 años de construcción; su producción inicial fue de 150 mil vehículos durante lo restante de 2016 y durante el año 2017, lo cual mostró la rápida recuperación de su inversión gracias a estímulos económicos otorgados desde el gobierno federal y estatal encabezado, en aquel entonces, por el panista Rafael Moreno Valle. La empresa alemana sólo tuvo que invertir 18 mil 200 millones de pesos, inversión recuperada gracias a 150 mil autos producidos durante su primer año y a costo de más de 1 millón de pesos, por si fuera poco las 460 hectáreas que ocupa la planta fueron regaladas por el gobierno estatal y le condonaron impuestos por 10 años.

Audi México ha mantenido un crecimiento sostenido, incluso en años de pandemia de COVID 19, cuando además de no bajar su capacidad de producción, introdujo la fabricación de un modelo híbrido pionero para producirse en América Latina, el Audi Q5 TFSI e, el cual es exportado a 41 países; además, en 2022 se dio a conocer que la empresa automotriz rompió su propio récord de producción, al llegar a las 178 mil unidades fabricadas durante todo ese año, rebasando incluso su límite de capacidad operativa, ya que la planta está diseñada sólo para fabricar 170 mil automóviles por año ¿y luego por qué pasan accidentes?

Audi es una empresa automotriz transnacional, cuenta con armadoras en China, Bélgica, España, India y desde luego, en su natal Alemania. Por supuesto que la mayoría de los países donde se fabrican estos automóviles mantienen salarios altos, incluso lo que un trabajador mexicano gana en un día o, tal vez, día y medio, un obrero alemán lo gana en 1 hr.

México junto con Canadá y Estados Unidos integran el tratado de libre comercio t-mec, pero a pesar de eso, también es el país que tiene la mayor desventaja industrial y de derechos laborales, ya que en Estados Unidos la Unidad de Trabajadores Automotrices (uaw) por sus siglas en inglés, logró poco tiempo un aumento real de su salario de 25%, gracias una huelga prolongada en las fábricas afiliadas, pertenecientes a las marcas Ford, General Motors Company y Stallantys. La desventaja salarial es evidente, porque mientras en los países vecinos el salario promedio de los trabajadores automotrices es de 15 dólares por hora, en México sólo se ganan 3 dólares por el mismo tiempo, obviamente obteniendo mayores ganancias para los empresarios que instalan sus fábricas en nuestro país.

Se podría pensar que al aumentar los salarios el costo de producción tendría que aumentar también, además de afectar gravemente las ganancias de los “pobrecitos” empresarios, incluso, ésta es una excusa avara por parte de ellos para negarse a pagar salarios dignos, cuando la realidad es que si sale más barato construir un automóvil en México no es tanto por los salarios que ya de por sí son bajos, sino que el ahorro de las empresas automotrices es porque las piezas son más baratas, y eso sí se debe a los bajos salarios; pero sobre todo, porque a diferencia de Estados Unidos y Europa, México mantiene tratados comerciales con 41 países, lo que disminuye costos de exportación al ahorrarse impuestos y aranceles, así que si se aumenta el salario en términos reales, no tendría que afectar el costo de producción porque el ahorro en transporte y componentes equivale a más de 4 mil dólares por unidad, algo así como 70 mil pesos por cada coche.

El crecimiento de Audi sigue, gracias al trabajo de los obreros y a factores antes mencionados, tan es así que la empresa planea construir una planta espejo para empezar a producir autos 100% eléctricos a partir de 2027, además que lleva instalando paneles solares para la generación de energía eléctrica, y así ser autosuficiente en la producción de este recurso, ahorrándose así el pago hacia CFE por este servicio.

De forma miserable, la mesa directiva de Audi optó por declarar inexistente la huelga, y no contentos con eso, advirtieron a los trabajadores que, si accede al aumento exigido por el sindicato, estarán en riesgo 1300 puestos de trabajo para reducir costos de producción, por lo que es necesario según ellos terminar con la huelga y acceder al 6.5% de aumento propuesto antes por ellos. Si se despide a esos 1300 trabajadores, no sólo están en juego esos puestos de trabajo, sino que está en juego el sustento de esas familias, y de hijos para el caso de los trabajadores que los tengan, su educación, su casa, su alimento, obvio que lo anterior no le interesa en lo más mínimo a los empresarios con tal de no afectar ni en un 1% sus ganancias.

La consecuencia de declarar la huelga inexistente hará regresar a trabajar a los obreros sin ningún aumento salarial, por lo que de ocurrir esto, el sindicato interpondrá un amparo ante los tribunales federales correspondientes.

La “pobrecita” empresa señala que hubo supuestas violaciones durante el estallido de la huelga, aunque no se especifica violaciones de qué tipo, pero ellos dicen que las hubo. Claro, se niegan a otorgar un aumento salarial justo después de vender miles de vehículos de lujo día con día, aun y cuando, por lo antes expuesto, queda demostrado que a los trabajadores de Audi les lleva cuestión de minutos generar lo equivalente a su salario diario, mientras que el tiempo restante de su turno, generar las millonarias ganancias para la empresa, que además de ahorrar muchas cosas desde su instalación y sobrepasar su capacidad de producción, se mantiene en vísperas de crecimiento acelerado, el cual es incluso inmune a pandemias.

¡Trabajo digno, salario justo y seguridad social!

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 6 =