El calvario del transporte

Morir en la espera

Otra vez voy a llegar tarde al trabajo… ¡Me lleva la chi…!” Esta y muchas frases seguramente son las que escuchamos a diario en los transportes que tomamos cuando vamos al trabajo, a la escuela o algún lugar desde el oriente de la ciudad. En este artículo de Fragua hablaremos sobre la problemática del transporte y el viacrucis en el que se ha convertido.

Si usted, como yo,  vive en Tláhuac o Iztapalapa, sabrá lo que es el infierno de transitar por la saturada avenida Tláhuac. A raíz del colapso de la línea 12, nuestra calidad de vida se ha deteriorado, pues 36 mil 7000 personas  hemos sido afectadas de forma drástica ya que, antes del derrumbe, los datos nos indican que  el traslado promedio en el metro era de una hora o menos aproximadamente, sin embargo, esto cambió con el colapso y cierre de la Línea Dorada y ahora el tiempo se triplicó, ahora trasladarnos nos demora un promedio de 2 a 3 horas. Y si agregamos algún accidente que desquicie el tráfico, el asunto se pone mucho peor, agregando una buena dosis de estrés a nuestros días.

Muchos trabajadores tenemos que levantarnos ahora más temprano, casi en la madrugada, para poder llegar a nuestros centros de trabajo. A esto, agreguemos las condiciones en las que se encuentran las calles y avenidas de las alcaldías, con baches, cerradas o inundadas por las lluvias. ¿Cuántos de nosotros no hemos tenido llamadas de atención, descuentos y en el peor de los casos nos han despedido por llegar tarde?

A los patrones no les importa en lo más mínimo estas problemáticas y nos exigen puntualidad, sin importar el gasto que tengamos que hacer con tal de cumplir para la producción, la disciplina del capital se contrapone a las necesidades más sentidas del pueblo, porque tampoco es que el salario que percibimos cubra con todos los gastos que tenemos en la vida. Por ejemplo, nos hemos dado cuenta del golpe para nuestro bolsillo en pasajes, pues si antes en un viaje regular de ida y vuelta gastábamos en promedio 30 pesos diarios en transporte, ahora esa cifra ha aumentado entre los 40-45 pesos aproximadamente, esto al mes se traduce en los $1100 a $1300. Una verdadera canallada.

Para muchos de nosotros esto es normal y hay que aguantar, apechugar y ver cómo nos la arreglamos día con día. Sin embargo, como clase trabajadora que somos, tenemos que entender las situaciones en su justa medida. El problema del transporte público debe ser visto de forma generalizada.

No es normal viajar en un transporte indigno, saturado con esperas de 25 minutos para poder abordarlo, que es totalmente insuficiente para la demanda de la población. Organizaciones de derechos humanos como el Comité Cerezo México, en su decálogo por una vida digna, han estipulado al transporte como un derecho humano, algo que debe ser indispensable no sólo para el trabajo, para la escuela, para la recreación, etc.

Como clase trabajadora debemos tener la conciencia de que la organización colectiva es indispensable para lograr el objetivo de que el transporte público sea eficiente y barato y esté al  alcance de toda la población, también, de manera colectiva, tenemos que exigir que el gobierno expida justificantes a las empresas para que sean tolerantes en el tiempo con los trabajadores que viven lejos de sus centros de trabajo, y por otro lado, que manden más unidades a las colonias y barrios de esta demarcación. Te invitamos a que si fuiste despedido por los retrasos por el caos vial en la avenida Tláhuac te pongas en contacto con nosotros para juntos encontrar soluciones y que el gobierno de la ciudad responda ante los trabajadores que estamos siendo afectados.

Como Organización de Lucha por le Emancipación Popular (olep) te invitamos a luchar por tu derecho al transporte digno, pues es una parte de la vida digna, igual a que hagas propias nuestras propuestas para este tema, por ejemplo:

  1. No al cobro del servicio de apoyo de Red de Transporte de Pasajeros (rtp)
  2. Tarifa única, social y justa para todo transporte público y privado, así mismo se deben incentivar las cooperativas de transporte.
  3. Reinstalación de todos los trabajadores despedidos de sus centros de trabajo
  4. Expedición de forma sencilla e inmediata justificantes de retraso por parte del gobierno de la Ciudad de México

Compañero trabajador, te invitamos a sumarte a nuestro esfuerzo, sólo el pueblo organizado puede conseguir las mejoras para tener una vida digna, luchemos por la democracia popular y el socialismo para terminar con estas problemáticas de raíz.

¡Contra el despojo, la represión y explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =