Artículos

El pueblo paga impuestos, ¿y los ricos?

Insistir, persistir y resistir reza el dicho, bueno aquí vamos. Andrés Manuel López Obrador ha repetido incansablemente que primero los pobres y que no puede haber trato igual a quien no son iguales. Bueno, pues resulta que desde el inicio del sexenio y hasta hoy se ha negado a modificar el cobro de impuestos, pero es un hecho que los más ricos se hacen más ricos y que los pobres no necesariamente hemos salido de pobres. No somos iguales los que nos han obligado a vender nuestra de trabajo porque no tenemos ningún medio de producción (ya sea de albañil hasta el diseñador que se cree fifí) a los que poseen los medios de producción no por ser empresarios honestos, sino porque el neoliberalismo les regaló lo que era del Estado mexicano y que se generó gracias a la explotación, los impuestos y despojo de parte del Estado a millones de personas durante décadas.

El discurso de AMLO es no voy a subir impuestos, no voy a hacer una reforma fiscal, él está pensando en no afectar a la mayoría de la población, pero al hacerlo está pensando que todos somos iguales y que a todos nos afectaría. No es verdad. Es un hecho contundente que los ricos se hacen más ricos y los pobres seguimos igual, pero con un respiro de programa social. Por ejemplo: el crecimiento de la riqueza de 2022 a 2023 de Carlos Slim fue 14.5 %, de la familia Arroyo Chávez en un 23.6 % (Farmacias Guadalajara), la familia Martín Bringas en un 25.1% (Soriana). En este 2023 seis fortunas aumentaron más respecto al año anterior: David Peñaloza Alanis accionista de carreteras Pinfra, Fernando Chico Pardo en Grupo Aeroportuario del Sureste, Servitje Montull de Grupo Bimbo y la familia Chedraui Obeso.

Si dice que está realizando la cuarta transformación, la revolución de las conciencias y cambios profundos, pues no vemos claro en este aspecto de los impuestos que profundidad tiene. Es cierto, los que no pagaban impuesto hoy pagan, pero eso estuvo bien los tres primeros años de gobierno y luego ¿qué más?, pues hay que profundizar el cambio. Pensamos y lo hemos propuesto desde el inicio del sexenio que un cambio profundo es que haya impuestos progresivos sobre la ganancia a los más ricos, pues sería una manera de devolver a millones de personas parte de la plusvalía (dinero que no remunera el capitalista y nos roba) que nos exprimen los burgueses a millones de trabajadores.

Los “expertos fiscales” dicen que el problema en México comparado con los países desarrollados es que el porcentaje de la población a la cual se le cobra impuestos es muy bajo. Dicen las cifras que n México es del 17.8 %, pero que en los países desarrollados es de 35%. Estos expertos quieren que además de lo poco que nos pagan de salario nos cobren impuestos, eso sería justo si ganáramos los salarios de la clase media de los países desarrollados, pero no es así. Otro hecho claro es que los más ricos o las grandes empresas en lugar de pagar el 30% de ISR sólo andan pagando entre 1% y el 8 % eso en 2021. Entonces, ¿qué pues? No somos iguales, somos pobres no tenemos abogados ni contadores evasores fiscales ni poder económico y político para torcer las leyes fiscales y por eso el gobierno federal nos presiona con el pago de impuestos en un 15 % de IVA más el ISR mientras que a los más ricos no les cobra el 30% de ISR. No vemos el cambio profundo, la cuarta transformación, la revolución de las conciencias en este tema con el gobierno del cambio.

Ahhh… y para el listillo que va decir que esto de subirle los impuestos a los más ricos es una onda de las ONGsfifi que no quieren a AMLO le podemos decir que es una demanda histórica que data como desde inicios de 1900 allá en Rusia, después de la revolución socialista y para que no se asusten los que temen que nos convirtamos como China (socialista, potencia mundial y que ahora disputa la hegemonía mundial). Además, es una demanda de nuestro Programa Mínimo de Lucha que existe desde 2016 por eso que luego dicen y donde estabas tú antes de AMLO en el poder, pues luchando contra el neoliberalismo.

Qué beneficios puede tener subir los impuestos progresivamente a la ganancia a los más ricos tipo Slim, pues van algunas cifras. Dicen estas ONGs que han retomado la elevación de los impuestos a los más ricos que si se les agregara una tasa impuesto del “2 por ciento para quienes posean más de 20 millones de pesos, del 3 por ciento para aquellas personas cuya fortuna se encuentre arriba de 100 millones de pesos, y del 5 por ciento para los milmillonarios, es decir, quienes tienen fortunas de más de 20 mil millones de pesos o mil millones de dólares.” Podrías aumentar el presupuesto federal en materia de salud en un 40 %, es decir, recaudar unos 270 mil millones de pesos. En este año el presupuesto para la educación es de 900 mil millones aproximadamente, bueno con esa elevación de impuesto sería casi 1200 millones. Con esos 270 mil millones bien podría empezar a sentar las bases de una industria farmacéutica nacional y solucionar el desabasto y mala calidad de varios medicamentos debido a que a las empresas nacionales y trasnacionales sólo les interesa ganar no la salud de la gente.

Nosotros no estamos planteando un impuesto fijo como lo mencionan, sino uno progresivo sobre la ganancia neta lo cual incrementaría aún más la recaudación y, por lo tanto, el dinero que el gobierno federal tendría para dedicarlo a educación, salud, vivienda, alimentación, deporte, cultura, etc.

Ahora resulta que para que los ricos más ricos y las empresas transnacionales de origen nacional o extranjero inviertan en el proyecto del Istmo de Tehuantepec se les darán “estímulos” fiscales para que no paguen los impuestos que por la ley vigente les corresponde. ¿Qué pues, no que primero los pobres? Dice el gobierno que deben generar empleo para que se les disminuyan los impuestos, pero todos sabemos que no necesariamente los salarios de los trabajadores de esas mega empresas serán buenos, es decir, de al menos 24 000 mil pesos para vivir dignamente.

Esta demanda del impuesto progresivo a la ganancia al gobierno federal actual y a las “corcholatas” que vienen con todo por el hueso mayor de la presidencia sólo podrá llevarse a cabo con la difusión, el convencimiento de lo justo de esta demanda y una vez convencidos con la organización y la movilización permanente en las calles masivamente para hacernos escuchar. Por eso desde la Organización de Lucha por la Emancipación Popular te invitamos a acompañarnos a las brigadas de difusión, agitación y propaganda para impulsar esta demanda en el metro o en otros lugares públicos en diferentes estados de la república.

¡Impuesto progresivo a la ganancia de los grandes empresarios!

Contacto:

olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three × three =