Los proletarios frente a las elecciones

Cuando este periódico llegue a usted ya habrá pasado “la elección más grande de la historia de México” del 6 de junio de 2021, pero al momento de escribir estas líneas aún falta una semana para ello y, sin tener la bola de cristal, nos gustaría aportar algunos elementos para el análisis de la actual coyuntura y el papel del proletariado y sus organizaciones en la misma.

Por un lado, encontramos dos grandes bloques que si bien no terminan por conformarse de manera plena, pues en varios estados y cargos los partidos decidieron lanzarse “en solitario”, sí demuestran los dos grandes bloques de los partidos políticos electorales: los partidos aglutinados en Va x México, alianza abiertamente impulsada por la burguesía con intereses neoliberales y la alianza Juntos Haremos Historia, dirigida por Morena al lado del Partido del Trabajo (pt) y el Partido Verde Ecologista de México (pvem), partidos que tienen una postura de clase burguesa y pequeño burguesa, con ciertos integrantes antineoliberales que quedaron a la cola de los candidatos impulsados (y hasta impuestos) por el ala neoliberal representada por Ricardo Monreal y Mario Delgado (como en el caso de la cdmx donde ya se declaró oficialmente que no existieron encuestas para elegir candidatos).

Además de estos, existen otros agrupamientos políticos no electorales los cuales han fijado tácita o abiertamente su postura frente a las elecciones. Por ejemplo, el movimiento 20/32 se alió con Morena y lanzó a sus candidatos para enarbolar sus demandas a nivel de la política oficial y, sin duda, otorgar una amplia masa de votos al partido ahora en el gobierno federal.

Otros agrupamientos que históricamente han llamado al abstencionismo o al boicot de las elecciones se han visto disminuidos; incluso el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ezln), representante claro de este conjunto heterogéneo de organizaciones, prefirió emprender su camino a Europa para difundir sus problemáticas y no incrustarse de manera amplia en la coyuntura nacional.

El anarquismo y el ultraizquierdismo tampoco ha llamado al boicot abierto o al no votar, incluso en Guerrero están pugnando por la formación de un gobierno “autónomo y feminista”, haciendo un llamado a votar en las urnas por una candidata no registrada y ser parte de la oposición a Morena en ese estado.

¿Qué dice el proletariado y sus organizaciones? Nosotros como Organización de Lucha por la Emancipación Popular (olep) siempre le hemos dicho a nuestro pueblo que las elecciones no resuelven los problemas de fondo, si acaso puede ser un ejercicio en el que, si hay suficiente fuerza de masas, pueden lograrse algunos avances que limiten el neoliberalismo pero no lo extirpen de raíz. Que si la gente quiere votar, lo haga por las propuestas antineoliberales y exijan que sean cumplidas, ya que la participación política y la democracia no se limitan a salir un día a votar sino a estar en la constante movilización y organización para resolver por vía de los hechos los pequeños y grandes problemas nacionales.

Consideramos que votar o no votar como absolutos son una falsa dicotomía y que lo importante, más allá de las elecciones, es la lucha organizada del pueblo por mejorar sus condiciones de vida, por entender que la única manera de lograr nuestros anhelos inmediatos e históricos es arrancando de raíz el neoliberalismo, enterrar en el pasado el capitalismo y construir el socialismo.

Por eso, las organizaciones proletarias que luchamos por el socialismo y la democracia popular consideramos que la coyuntura electoral es otro momento para realizar agitación y propaganda de las verdaderas necesidades del pueblo, pues cada día vemos cómo los políticos de oficio no lanzan más que insultos a nuestra inteligencia, gastan en tonterías nuestros impuestos y se hacen los “chistosos” o nos inyectan terror en redes sociales y medios masivos; pero jamás escuchamos planes de trabajo amplios, proyectos que tomen en cuenta un verdadero cambio radical y profundo, no hablan de nacionalizar empresas, no hablan de recuperar los grandes medios de producción, no hablan de acabar de una vez y para siempre con el despojo y la explotación.

Las organizaciones del pueblo debemos enarbolar nuestro propio Programa Mínimo de Lucha, nuestras propias consignas, nuestras propias banderas pues, como bien dicen, en política no existen espacios vacíos y si nosotros dejamos la movilización, la organización, el estudio y la lucha, los partidos electorales y el oportunismo encontrarán la manera de jalar agua para su molino y quitarle el filo proletario a las demandas del pueblo para dejarnos con migajas o proyectos a medias que limiten la explotación, pero aseguren la ganancia del burgués.

Las organizaciones del pueblo también debemos estar al pendiente del avance del sexenio y de los resultados de la elección pues, y aquí volvemos al asunto de la bola de cristal, existe una tendencia a incrementar los golpes en contra de las organizaciones independientes, como sucede en Chiapas con los presos políticos del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (fnls) y los normalistas de Mactumatzá, entre otros activistas y luchadores sociales que han sufrido la represión, la ejecución extrajudicial como la del compañero Ramiro Rodríguez Sántiz también del fnls o el abuso sexual sufrido por las compañeras normalistas.

La burguesía y sus portavoces son más fuertes en Morena, alejan cada vez más a las bases de las decisiones, incluso los ataques que han sufrido en sus brigadas han sido ignoradas por su propia dirigencia demostrando que no existe voluntad política de apoyar al pueblo que conscientemente se moviliza para apoyar su proyecto.

Por eso, es el pueblo y sus organizaciones proletarias quienes debemos tomar la iniciativa política frente a los políticos de oficio que representan los intereses de la burguesía y la pequeña burguesía. Sólo el pueblo organizado salvará al pueblo, es tiempo de “estirar la liga hasta romperla”, de demostrar qué tan antineoliberal es el actual proyecto de gobierno y qué tanto realmente representa nuestros intereses.

Debemos avanzar en lograr todas las mejoras posibles al pueblo, tener iniciativa, no quedar a la cola de la política burguesa ni pequeño burguesa y ampliar nuestro trabajo político con las masas para que sea más pueblo organizado de manera proletaria quien enarbole las banderas de la democracia popular y el socialismo.

Así, frente a las elecciones nosotros decidimos formarnos, organizarnos, luchar y movilizarnos por los intereses inmediatos e históricos del proletariado.

¡Contra el despojo, la represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Contacto:

olep.contacto@gmail.com

fragua.olep@gmail.com

Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =