AnálisisArtículos

Luchar por el medio ambiente y el socialismo

Un grado más y nos asamos

El mes de junio tuvimos la tercera onda de calor del primer semestre de este 2023, y para el mes de julio, los medios de comunicación ya anuncian la llegada de la cuarta ola, previniendo a la población para evitar golpes de calor, pues las temperaturas podrían subir arriba de los 45 grados centígrados en varios estados del país. A nivel mundial, el mes de junio se registró como el mes más caluroso de todos los junios de la historia del monitoreo climático y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) anunció en mayo pasado que el periodo 2023-2027 será el más caluroso jamás registrado debido al fenómeno meteorológico El Niño. Este fenómeno se origina en el Océano Pacífico y se presenta de forma natural cada 2 o 7 años, sin embargo, debido al cambio climático propiciado por la actividad humana, es muy probable que este fenómeno se presente cada vez con mayor frecuencia y con mayor intensidad.

En nuestro país, el pueblo trabajador ha enfrentado estos acontecimientos con excesiva vulnerabilidad, pues en lo que va del año se han registrado al menos 8 muertes (relacionadas por la falta de infraestructura para enfrentar las altas temperaturas en los hogares), 487 enfermos (relacionados con golpes de calor, deshidratación y quemaduras), 65% de las presas se encuentran a menos de la mitad de su capacidad de almacenamiento, un tercio del territorio se encuentra en sequía de moderada a extrema y al día de hoy existen alrededor de 50 incendios forestales activos.

A nivel internacional la OMM hizo un llamado a la comunidad global para prepararse para enfrentar el impacto que el clima tendrá sobre la seguridad alimentaria, la salud y el acceso al agua, sin embargo la discusión a nivel internacional sobre qué se debería hacer para enfrentar los desafíos del cambio climático avanzan lento y los líderes de los países más contaminantes proponen estrategias de reducción de emisiones de los gases que provocan el calentamiento global, que lejos de que verdaderamente reduzcan dichas emisiones conllevan a medidas que supuestamente las “compensan” pero que en la práctica les pueden permitir generar incluso más emisiones. Las propuestas más progresivas en estos espacios de discusión se centran en si los países del norte global (por ser los países que más contaminan) deberían brindar un financiamiento a los países del sur global para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático y que estos financiamientos lleguen a manos de las comunidades que verdaderamente cuidan los ecosistemas en las regiones donde habitan.

Si bien la propuesta del financiamiento a los países del sur es necesaria, porque son los que más sufren los efectos del cambio climático, esta medida no sería suficiente para asegurar que la población de estos países pueda acceder a una vida digna y transitar a economías socialmente más justas que permitan cubrir las necesidades básicas de las poblaciones sin generar más emisiones de carbono, pues dichas economías socialmente justas no son posibles de generar en un sistema capitalista que se basa en la explotación de la naturaleza y en la explotación del hombre por el hombre, por lo tanto, no podemos terminar con la actual crisis ambiental sin pensar en terminar con las estructuras productivas, reproductivas y de relaciones de poder del actual sistema económico. Es por ello que como OLEP nuestra invitación al pueblo trabajador es a la organización permanente para defender nuestros intereses como clase trabajadora, pues sabemos que la lucha por justicia ambiental es una lucha que no puede desvincularse de la lucha por la emancipación del pueblo en general, por terminar en los hechos con el modo de producción capitalista y migrar a un sistema de producción socialista, el cual al tener como objetivo una producción social planificada, basada en los mayores avances científicos y tecnológicos para lograr el bienestar de la mayoría de la población, sería sinónimo de lograr esa justicia social y ambiental. Es por ello que te invitamos a organizarte con nosotros y a exigir el cumplimiento de nuestro Programa Mínimo de Lucha (PML), en el cual exigimos en el punto 3: la recuperación de la soberanía nacional y el control por parte del gobierno de nuestro recursos naturales para el beneficio del pueblo, y en el punto 8: garantizar la vida digna del pueblo, ello significa, entre otras cosas, garantizar los derechos ambientales de pueblo, juzgar y castigar a los empresarios que han provocado despojo y daño ambiental, cancelaciones de megaproyectos que atenten contra el medio ambiente, erradicación total del uso de transgénicos, garantizar el acceso al agua, entre otros.

Contacto:

olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × two =