AnálisisArtículos

Plan de Un Día Después

Ampliar el genocidio

El mandatario nazi-sionista, Benjamin Netanyahu, afirmó que tras el triunfo de la guerra de Israel en Palestina, tendrán la responsabilidad sobre la seguridad en Gaza de forma indefinida.

En un documento, presentado por el mandatario israelí el mes de febrero del presente año denominado “El Plan de Un Día Después”, aduce lo siguientes objetivos: destruir las capacidades militares y la infraestructura gubernamental palestinos e impedir que Gaza vuelva a ser una amenaza, a mediano plazo, pretenden mantener la libertad de operaciones militares “sin límite de tiempo” estableciendo una base militar en la Franja de Gaza para tal efecto, esto, sin soslayar lo aducido sobre el control de la frontera entre Gaza y Egipto, para evitar, afirmó, la reaparición de “elementos terroristas en la Franja de Gaza”.

Bien visto, el futuro que Netanyahu sugiere en tal plan para Palestina, deja en claro lo que a propósito no dice al mundo: que continuarán una campaña de genocidio, terror y hostigamiento al pueblo palestino para lograr su pleno sometimiento.

En primera instancia, el argumento de la destrucción de las capacidades militares palestinas no significa estrictamente la destrucción de su arsenal militar, puesto que el armamento de este pueblo siempre ha sido limitado. Desde fínales de la primera mitad del siglo pasado, la guerra de ocupación que hace Israel sobre Palestina se ha caracterizado por una diferencia en la calidad y cantidad de armas entre ambas naciones, prueba de ello han sido que las principales “armas” en las intifadas o revueltas son las piedras que utilizaban, principalmente niños y jóvenes que respondieron con piedras a la embestida con armas automáticas del ejército israelita contra su pueblo desarmado en la Franja de Gaza y Cisjordania, donde más de un millar de palestinos perdieron la vida.

Durante la segunda intifada, en los albores de este siglo, los israelitas asesinaron a más de 3 mil palestinos, nuevamente las piedras fueron el arma principal. Ante esta realidad, ¿de qué destrucción de capacidades armamentistas habla Netanyahu? La respuesta es clara, se refiere a la destrucción de la gente digna y valiente que defiende su territorio como puede, de los niños y los jóvenes que en las intifadas demostraron que son el furo guerrero del pueblo palestino, pero ese plan ya está en marcha, actualmente, cerca de 14 mil niños palestinos han sido asesinados por fuego israelita.

En realidad la ocupación sionista, de concretarse en la Franja de Gaza, prepara la maniobra denominada expedición de castigo, campaña utilizada por los nazis durante la segunda guerra mundial en contra de la comunidad judía consistente en el aislamiento, vejación y maltrato de la comunidad, en este caso el pueblo palestino, sea que resista o no, dentro de la tierra ocupada. La destrucción gubernamental, implica terminar con la autodeterminación política y económica destruyendo las instituciones que promueven la salud, vivienda y educación y en consecuencia, destruir la vida cultural y comunitaria de esa nación. Como consecuencia, aspiran a instaurar una base militar para mantener su hegemonía en el Medio Oriente amenazando a las naciones árabes con la complicidad del gobierno de Egipto, de Jordania y dirigidos todos por los Estados Unidos de América, con el fin de controlar en un futuro cercano los recursos naturales de la zona.

El plan de Un Día Después, es en realidad una declaración de guerra al mundo árabe en el Medio Oriente y a todos los pueblos que no se quieren someter a la dominación imperialista de los Estados Unidos y de sus cómplices. Sin embargo, la disposición de un pueblo a luchar por su libertad como el palestino, nos muestra que no será tan fácil llevar a cabo este plan, sin soslayar otros elementos económicos, políticos y militares que suceden  actualmente: la mayoría de la comunidad árabe no está dispuesta a permitir el control nazi-sionista en el Medio Oriente, la comunidad internacional igualmente, está a la expectativa de lo que ocurre y la solidaridad no deja de fluir para el pueblo palestino condenando el genocidio israelí; existe el desgaste de los recursos militares y económicos de la Organización del Atlántico Norte en Ucrania, la crisis alimentaria y energética se avecina en Europa, la competencia y nuevas capacidades militares rusas y el desarrollo económico y avance que representa China respecto a occidente, harán que Netanyahu y los Estados Unidos no logren sus objetivos.

Correo: olep.contacto@gmail.com y olep.contacto@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/olep.fragua
Instagram: https://www.instagram.com/olep_fragua/?hl=es-la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seventeen + 17 =