Santa Isabel Tola en resistencia

Colgando de un cable

Para las y los trabajadores, en nuestro día a día pasamos por largas horas de viaje a nuestros centros de trabajo, pues no vivimos nada cerca de ellos. Salimos desde muy temprano y regresamos a nuestra casa hasta altas horas de la noche. Para “facilitar” dicha movilidad en la Ciudad de México y Estado de México se ha construido todo un sistema de trasporte que lejos de solucionar de raíz los problemas lo único que ha generado ha sido despojo a los vecinos y violaciones a sus derechos humanos.

Es el caso del pueblo de Santa Isabel Tola, que se ubica en el norte de la ciudad, a un costado del CETRAM Indios Verdes, en la alcaldía Gustavo A. Madero, donde se pretende construir partes del trazo de la línea 2 del Mexicable que va de la estación Hank González al paradero Indios Verdes. Pero ¿cuáles son las afectaciones que genera este proyecto y por qué no soluciona el problema de raíz el Mexicable?

Analizando el problema con más profundidad vemos que a los que más beneficia estos proyectos como el Mexicable, para “facilitar” la movilidad del pueblo es a las empresas. Nos explicamos: gran parte de los trabajadores de la zona fabril y otros sectores en el norte de la ciudad vienen del Estado de México, ya sea de Tlalnepantla o de Ecatepec. Trabajadores que además de sus más de 8 horas de trabajo tienen que destinar al menos 3 horas de viaje en trasporte público debido a la falta de trabajo justo y salarios dignos cerca de sus hogares.

Pero para los empresarios tambien existe la necesidad de que los trabajadores lleguen puntuales al trabajo, más descansados, sean más productivos y así puedan explotarlos aún más. Es por eso que tener un sistema de transporte ágil y rápido tambien se vuelve una necesidad en el sistema capitalista para la producción y venta de las mercancías.

Por otro lado, están los vecinos de las comunidades que poco a poco se ven absorbidas por la gran mancha urbana y lejos de dar una solución a sus problemas imponen proyectos sobre sus casas sin consultarles.

Al enterarse del trazo y el lugar por donde iba a pasar el teleférico, los vecinos de Santa Isabel Tola iniciaron una lucha desde hace casi 2 años, que hasta el día de hoy mantienen, para evitar que la línea 2 del Mexicable pase por sus casas y por el cerro de Zacatenco, el cual es un Área Natural Protegida y donde se busca construir 4 torres para el paso del teleférico.

Dentro de las principales afectaciones que va a generar este proyecto están los daños ambientales al cerro de Zacatenco, el cual forma parte de la sierra de Guadalupe y que para la colocación de los postes tendrán que construir caminos que causarán daños ecológicos irreparables.

Tambien están los daños directos a las casas provocados por el trabajo de la maquinaria, los cuales ya han generado hundimientos y grietas de lo cual no se ha hecho responsable la autoridad. Las afectaciones a la infraestructura hidráulica del pueblo es otro de los temores que tiene la gente, pues es demasiado vieja y lleva varios años sin mantenimiento, aunado a que casi no les llega el agua a los vecinos. Además de la vulnerabilidad a la privacidad, lo cual aumenta el problema de la inseguridad, la falta de movilidad también es parte del conflicto, pues las torres obstruyen el paso vehicular en las principales calles del poblado.

Ante este problema la alternativa para los vecinos ha sido la movilización, buscando el dialogo con las autoridades para que se haga un cambio de trazo, pero como se ha visto en los diferentes procesos de lucha contra los megaproyectos en la ciudad y en otras partes del país, la respuesta nunca es a favor del pueblo, sino de las empresas. A los vecinos organizados se les acusó de no querer el progreso en su comunidad por oponerse a la construcción del Mexicable, pero ellos siempre han sido claros: “no estamos en contra del Mexicable, estamos en contra de que se nos imponga un proyecto sin consultarnos” violando su derecho a una vivienda digna y recibiendo únicamente migajas pintadas de medidas de mitigación.

La solución que han dado los propios vecinos ha sido el cambio de trazo, pero nuevamente las respuestas han sido dar largas y decir que ya no se puede hacer ese cambio, cuando la propuesta se hizo con bastante tiempo de anticipación. También se solicitó una consulta, pero más que consulta se realizó la promoción del Mexicable por parte de las autoridades. Se tuvo que hacer la toma de la estación Indios Verdes el 4 de febrero, la cual aún sigue en construcción, para que las autoridades se sentaran a dialogar y tomaran en cuenta las alternativas de trazo que no pasen por el cerro de Zacatenco ni por el pueblo de Santa Isabel Tola.

Hasta el día de hoy sigue sin existir una respuesta favorable para los vecinos, por lo que es necesario seguir organizados de manera independiente todos los pueblos, vecinos y trabajadores para hacerle frente no sólo a este megaproyecto, sino a todos los megaproyectos neoliberales que buscan despojar a la gente de sus derechos más básicos.

Es momento de unirnos y luchar por mejorar la calidad de vida de todo el pueblo y arrancar de raíz el neoliberalismo.

¡Contra el despojo, la represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 6 =