Víctimas de la subcontratación

Servicios especializados

“Así que Dios creó al ser humano

a su imagen y semejanza…”

Génesis capítulo 1 versículo 27.

La Biblia nos explica que el “creador del cielo y la tierra” moldeó del polvo a la humanidad para que fuera un reflejo de sí mismo. Del mismo modo, un ateo bastante convencido de nombre Carlos Marx nos explicó, hace ya casi dos siglos, que el modo de producción crea el mundo a su imagen y semejanza, construye religión, leyes, cultura, arte, filosofía… moldea como barro en sus manos las ideas que tenemos y nos hace pensar que las cosas siempre han sido así y siempre serán así.

En este sentido, las leyes que actualmente nos rigen son leyes para la reproducción del capital, son polvo y barro moldeados por un sistema basado en la explotación, el despojo y la represión, y como tales actuarán.

Sin embargo, las leyes también son expresión de la lucha de clases, un reflejo de los agrupamientos políticos que las construyen y las contradicciones de clase que estos representan. Es así como tenemos un gobierno reformista como el de la llamada 4T. Un gobierno que ha puesto el acento en la modificación de leyes para con eso tratar de construir el mundo a su imagen y semejanza… con la salvedad que lo hacen en sentido contrario y buscan que la superestructura construya al mundo, es como si el barro fuera quien moldeara a su creador.

Este periplo bíblico nos debe dejar claro que las leyes son así un reflejo de lo que sucede en el mundo material, en las relaciones sociales que están atadas a las relaciones de producción y son producto de éstas. Al mismo tiempo que las leyes son un reflejo claro de las clases que las impulsan e imponen, de quienes las firman y las ejecutan.

Así, tenemos el caso de la reforma en materia de subcontratación que se implementó en abril del año pasado modificando varias leyes, pero principalmente la Ley Federal del Trabajo. Esta ley es un fiel reflejo del artesano que la moldeó: buenas intenciones, pero con grietas que se vuelven cráteres y permiten que los empresarios sigan violando los derechos del pueblo trabajador. Con esto nos referimos en específico a los llamados “servicios especializados”.

¿Qué son estos servicios especializados? Son cualquier actividad que no forme parte del objeto social de la empresa ni de la actividad económica preponderante de la empresa que recibirá el trabajo. Estos, ahora deben estar registrados ante el Repse: Registro de Prestadoras de Servicios u Obras Especializados.

Vamos por partes, ¿por qué decimos que esta reforma es una clara muestra del partido que la impulsó: el Morena? Pues fundamentalmente porque esta ley termina por conciliar con los intereses de los burgueses, que si bien acota el sentido de la subcontratación, no la elimina, sino que la “formaliza” y la “fiscaliza”. Si todo “está en regla” la explotación puede seguir igual o peor que antes pues ahora tendrán un aval oficial para realizar su actividad.

Esta forma de hacer leyes también demuestra lo timorato que es el gobierno al no abrogar de una vez y para siempre todas las leyes que permiten la subcontratación ni cambiarlas por algo más avanzado.

Ya en los hechos prácticos tenemos denuncias de compañeros de un sector sumamente afectado por la subcontratación como lo es el ámbito artístico-cultural, quienes mencionan que ahora para poder trabajar les piden que alguno de los trabajadores se registre en el Repse y asuma el peso jurídico de ser patrón del resto de los artistas dando todo lo que corresponde por ley, aunque en realidad él no sea más que un nombre y el verdadero patrón es quien recibe el trabajo prestado.

Entonces, aquí queda demostrado cómo el trabajador es el verdadero sacrificado de la vacilación, de no ser tajantes y luchar de manera frontal y combativa contra la subcontratación dejando ahora incluso peor parados a los trabajadores, pues si el Repse acepta el registro de la empresa que está subcontratando ésta tendrá un aval oficial y el espaldarazo de la Cuarta Transformación.

Si bien cerca de un millón de personas dejaron la subcontratación durante el año 2021, eso no quitó que en diciembre se dieran de baja del imss a casi 300 mil trabajadores para volverlos a registrar entre febrero y marzo, siendo que este era uno de los señalamientos que se hacía desde el movimiento popular: la subcontratación sirve para evadir las obligaciones que los patrones tienen con los empleados.

Entonces esa es la lógica de la ley, de la ejecución de la ley y la demostración en los hechos de la cobardía y la traición de esas formas de hacer política. Es la lógica del Morena, un partido pacifista, reformista, que pone el acento en la ley y no en la transformación del sistema económico, jurídico, político y social que representa.

Este ejemplo de las Repse nos debe poner a reflexionar acerca de las limitaciones prácticas de las propuestas del gobierno de Morena, del uso faccioso que le dan a las leyes y cómo si no se va al fondo del problema, simplemente se maquilla y lo poco que se avance será destruido.

Por eso, es necesario denunciar los límites y alcances de las propuestas del gobierno, hoy ya tenemos al menos tres años de experiencia para poder decir con claridad que estas existen y no sólo son hipótesis que lanzamos en nuestras cabezas.

También es nuestra obligación exponer al pueblo que la verdadera alternativa para mejorar sus condiciones de vida no es el cambio de leyes que no cambian la realidad, que ni el Morena ni ningún partido electoral luchan decididamente contra el abuso de la clase burguesa en el poder.

Únicamente, la organización del pueblo trabajador que busque la construcción de la democracia popular y el socialismo podrá construir el mundo a su imagen y semejanza (y eso sólo será cuando tengamos los medios de producción en nuestras manos).

Hoy nos toca eliminar estos “vestigios neoliberales” de las propias leyes creadas por el Morena, barrer con ellas al tiempo que avanzamos en la obtención de nuevos derechos y, sobre todo, sin desligar la lucha por mejores condiciones laborales y una vida digna de la lucha por la construcción de la democracia popular y el socialismo.

¡Únete a la OLEP-UDITT mandemos juntos al capitalismo y al neoliberalismo al basurero de la historia!

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com
Facebook: olep.fragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

fifteen − 4 =